.
.

La Cárcel del Siglo XX



Es importante conocer los escenarios que antecedieron al edificio de la “Cárcel Central de sur “para poder comprender lo que tuvo que pasar la ciudad de Arequipa en el transcurso de su paso desde la colonia a la República. 

“En la ciudad de Arequipa durante la colonia después de su fundación, se construyeron en la plaza principal los edificios más importantes de la ciudad: La Catedral, sede del poder eclesiástico; el Cabildo, centro del poder civil y la Real Cárcel, símbolo de la justicia del hombre. Por mucho tiempo la Real cárcel de la ciudad se ubicó a un costado del Cabildo, en el portal de la Municipalidad. Hacia fines del siglo XVIII, luego de muchas reconstrucciones realizadas, como consecuencia de los numerosos terremotos que asolaron la región, la Real Cárcel se hallaba constituida por seis calabozos, dos patios interiores, un cuarto para el carcelero, una celda subterránea destinada a los presos de alta peligrosidad y una capilla, para la administración de la liturgia. A principios del siglo XIX, la cárcel de Arequipa llegó a alcanzar su mayor aforo, albergando cerca de 70 presos, entre algunos locales y muchos “de aquellos que venían de La Paz y Cochabamba”.

 Siendo los encargados de su administración, el Diputado de Cárcel, el Alcaide y un Carcelero, quien dormía dentro del presidio sin ningún tipo de resguardo policial; y solo a fines del periodo colonial recibieron el “alivio de una guardia de soldados”, manifestaba un funcionario”. (La Real Cárcel de Arequipa a fines de la Colonia: 1780-1824, Víctor Condori Historiador).


 Pasada la guerra del pacífico la necesidad de contar con un recinto que albergara una mayor cantidad de presos hizo que las autoridades se preocuparan en contar con un penal lo suficientemente grande, y entrando al siglo XX entre junio y julio de 1905, el presidente don José Pardo y Barreda visitó la ciudad de Arequipa. El alcalde Juan de Aragón en su memoria municipal dijo al respecto lo siguiente: “Muy grata fue para Arequipa la permanencia de S.E. el jefe d estado en esta ciudad, y lo acreditan las manifestaciones de regocijo con que fue recibido y agasajado, por las instituciones públicas, por las particulares y por todo el pueblo”. 

Su visita a la ciudad sirvió para inaugurar dos obras importantes para la ciudad como son: El hospital Goyeneche y la Cárcel Central del sur, cuyos trabajos debían empezar por aquellos años. Arequipa se preparaba para entrar a un nuevo siglo y la construcción de estas obras le permitiría avanzar y afrontar un nuevo rol como una de las ciudades más importantes del sur del país, por lo que El hospital Goyeneche entró en funcionamiento en 1912 y reemplazo al antiguo Hospital de San Juan de Dios.

 La Cárcel Central del Sur, fue un importante proyecto de reforma penitenciaria que fue inaugurado personalmente por el presidente Pardo el 1ro de julio de 1905, culminando las obras de la Cárcel ubicada entonces detrás del antiguo fuerte de Santa Marta en 1922 y en donde también colindaba con el canchón que sirviera de cancha de fútbol, llamado el canchón de Santa Marta, pero recién hacia la década de 1940 entró en funcionamiento. Mientras tanto, la cárcel quedo en la plazoleta 28 de febrero hoy plaza san Francisco, en el actual local del Fundo el Fierro. 

 La “Cárcel Central del Sur”, es una réplica a la hecha en Lima y demolida en 1964. 

 Acta de la implantación de la primera piedra de la Cárcel Central del Sur.

"En Arequipa, el primer día del mes de Julio de mil novecientos cinco. Reunidos en la avenida siglo XX el Excelentísimo señor presidente de la República doctor José pardo y Barreda, el señor ministro de Justicia doctor Jorge Polar, el señor Prefecto del Departamento señor Fernando G. Alvízurí, el señor Presidente de la Iltma Corte Superior de Justicia doctor José Manuel Suarez, y los demás miembros del poder judicial que suscriben; El alcalde del H. Concejo Provincial , Señor Emilio Benavides ; Director de Beneficencia señor Guillermo Morrisón; los señores miembros del H. Concejo y Sociedad de Beneficencia que suscriben, gran número de vecinos notables y un considerable concurso del pueblo ; se procedió a colocar la primera piedra de la Cárcel Central del Sur, cuya construcción ha sido ordenada por decreto del 13 de junio próximo pasado, que dice: 

Apareciendo de este expediente que están presentados los planos para la construcción de una cárcel en la ciudad de Arequipa con arreglo a las instituciones del Ministerio del Ramo y de la Corte Superior de este Distrito Judicial; que también está presentado el presupuesto de los gastos que exigía la obra que se trata. Vista la ley de 29 de marzo de 1872 que dispone haya cárceles centrales, una en el Norte, otra en el Centro y otra en el Sur de la República. Se resuelve:

1ro. Llévese adelantada la construcción de la Cárcel Central del Sur, que se radicará en Arequipa. 

2do. Para la iniciación de los trabajos se tomarán mil libras oro de partida Nro 4,256 A. del presupuesto general vigente. 

3ro. La Ejecución de la obra se hará bajo la administración e inspección del Fiscal de la corte Superior de Arequipa doctor Víctor N. Morales.

 __Rúbrica__ de S.E: _Polar__ 

Leído el decreto anterior, el señor Ministro de justicia doctor Polar, pronunció un discurso apropiado al acto haciendo entrega de la obra el doctor Víctor N. Morales encargado de su ejecución, contestando este en otro discurso y ofreciendo cumplir la comisión con que ha sido honrado por el Supremo Gobierno. 

El Excelentísimo Presidente doctor José Pardo, coloco enseguida la primera piedra, y manifestando su complacencia al inaugurarse la obra de la “Cárcel Central del Sur”, que ha permanecido en proyecto desde el año 1872 y que en su gobierno le ha tocado la gloria de llevar a cabo. 

Terminada la colocación de la primera piedra se acordó que está acta firmada por las personas que han concurrido a la ceremonia y encerrada en una caja de metal se deposite en el centro de la primera piedra del edificio que se ha preparado al efecto, a fin de que quede constancia de este acto y las generaciones venideras puedan conocer por este documento la fecha y circunstancias de la inauguración de la Cárcel Central del Sur, teniendo noticia de que ella ha sido decretada por el Gobierno del Excelentísimo señor doctor José Pardo, quien coloca y apadrina su primera piedra. Con lo que concluyó el acto de que doy fe y firmaron. (Diario el Deber 3 de julio de 1905, página 2) 



En la revista “Variedades” Nº 4, de Lima, 28 de marzo de 1908, página 147, con el título de “Cárcel central en Arequipa”, se ofrece valiosa información referente a la construcción de esa importante obra arquitectónica. En la nota mencionada que apareciera en esa revista, dirigida por don Clemente Palma, de aguda pluma y liberal a ultranza, como hijo que era del gran Tradicionista, se informa a los lectores limeños que “Entre las pocas construcciones modernas que comienzan a transformar y embellecer la hermosa ciudad del Misti, destácanse en primer lugar el ‘Hospital Goyeneche’ que se construye con fondos legados por el obispo que lleva su nombre y la Cárcel Central del Sur.” También señalan que “Presentamos a nuestros lectores dos grabados de esta última que permiten darse una idea de la citada obra”. 



Una de las fotografías reproduce la maqueta de la hermosísima fachada principal de la cárcel, y la otra, con una leyenda sugestiva: “Lugar de Arequipa en que se está edificando la cárcel”. 


En esta última se puede apreciar el avance de las obras, ya que estaban colocadas las dos primeras filas de sillar labrado. Llama la atención el paisaje rural que rodea la construcción, en donde unos años más tarde se levantarían los palacetes de la avenida Goyeneche, notable “boulevard” arequipeño que debería ser conservado en su integridad. 





 En esta publicación que reseña la obra de la cárcel se afirma también que “Su construcción fue decretada por el Congreso para el servicio de los departamentos de Arequipa, Puno, Cuzco, Apurímac, Moquegua y Tacna”. Informaban también que “El proyecto es obra del ingeniero Julio Andrés Arce”, con el apoyo del ingeniero Oscar López Aliaga. Y describen minuciosamente el edificio en construcción: “Lo componen edificios radiales con un observatorio central al que están unidas todas las dependencias. Tiene dos pisos, 500 celdas, talleres, salas de instrucción, capilla, etc., etc.” Indican a los lectores, además, que “La fachada es de 130 metros de largo y el fondo de 94. Está completamente aislado por calles en cada uno de sus cuatro costados”. 

 Este dato es muy importante, ya que demuestra que el edificio fue totalmente independiente y aislado por cuatro calles. Por ello llama la atención que en la parte posterior hayan cubierto las bellas murallas almenadas con edificios modernos adosados a éstas, y que el Palacio de Justicia, que da a la plazoleta de Santa Marta, cubra otro tramo de las murallas.” (Publicado en “Arequipa al Día”, Arequipa, domingo 9 de julio de 2006, páginas 1, 3). 


Fotografía : Diario el Deber, 1910 


Fotografía, en www.skyscrapercity.com thread Arequipa un Siglo de luz

La Cárcel Central del sur paso a ser luego el Cras de siglo XX .En la esquina que da a las calles Santa Rosa y Corbacho, en la esquina este del edificio, fue fusilado Víctor Apaza Quispe de cuatro balazos , la única víctima de la pena de muerte con que entonces, setiembre de 1971, se castigaba a los criminales, en el gobierno militar de Juan Velazco Alvarado.

 Al pie de este torreón el reo fue fusilado.

   “A cinco días del fusilamiento de Apaza Quispe (con sentencia cuestionada), el presidente del Perú, general Juan Velasco Alvarado, abolió la pena de muerte en el país”. 

Aquella fecha el diario Correo Arequipa reprodujo los últimos ruegos de Apaza por defender su vida: “No he mentido. No he engañado. ¿Por qué me matan ahora (…)? Yo nunca negué mi delito, dije la verdad”. 

Apaza fue fusilado en el año 1971 al ser hallado culpable del asesinato de su esposa Agustina Belisario, tras un juicio que se prolongó por dos años y fue seguido por la población, que hasta el momento cree que fue inocente.

 Actualmente es considerado una especie de santo popular y su tumba en el cementerio General de la Apacheta es bastante concurrida. Allí también eran depositados, cada vez que se le ocurría que era tiempo de inventar un complot contra la estabilidad de su gobierno, numerosos presos políticos de la época del dictador Manuel Odría en la década de los años 50 del siglo pasado, víctimas de la ley de seguridad interior de la república que se dio entonces. 

 Algunos se quedaban meses o años en las celdas de Siglo XX, según el nivel político, intelectual o sindical del detenido, y otros solo estaban de paso por allí, porque su destino era Lima, la Penitenciaría o Panóptico en cuyo terreno se levanta hoy el hotel Sheraton, el Sexto o el Frontón. Sin duda, y si se hace abstracción de los sufrimientos que miles de seres humanos, con justicia o sin ella, padecieron entre los altos y ciclópeos muros de la cárcel de Siglo XX, el bello edificio es una joya arquitectónica que ha sabido sobrevivir al tiempo y a la indiferencia”.( César Coloma Porcari) 


En junio de 1987, en la quebrada la Chucca en el distrito de Socabaya se inauguró el Establecimiento Penitenciario de Arequipa dejando de ser Siglo XX la cárcel oficial de la ciudad.

 En la década de los 80 en el gobierno municipal de Luis Cáceres Velasquez, al desalojar a los ambulantes del parque Duahamel y alrededores del Mercado San Camilo, los traslado a la ya ex Cárcel de Siglo XX . En los noventas, Mediante Ley N ° 25337 de fecha 03 de septiembre de 1991 se adjudicó en Propiedad a la Municipalidad Provincial de Arequipa el terreno y construcción que conformaba el Ex. - Cras del siglo XX, actual local donde viene funcionando la Sede Regional de la Dirección Regional Sur – INPE y los depósitos de la Municipalidad Provincial de Arequipa.

 El terremoto del 2001 dañó de gravedad los torreones del ex Cras, felizmente reconstruidos en el año 2015. La importancia que tiene conservar una importante construcción , como lo es el Ex Cras de siglo XX, constituye un reto que se debería tomar ya que es una parte importante de la arquitectura local de comienzos del siglo XX y que junto con el hospital Goyeneche y la propia calle siglo XX son un legado irremplazable, ojalas se hubiese conservado también las casonas de la época , una verdadera lástima ya que hubiesen promovido el turismo a la ciudad , se debería de mejorar la zona construyendo mejores recintos para los mercadillos circundantes y colocando los arboles característicos con los que la avenida se inauguró, el ordenamiento de la zona constituye un reto , que a estas alturas y teniendo como visión proyectarse al 5to centenario de la ciudad se debería hacer con responsabilidad.

Referencias:

1. https://sites.google.com/site/sillardearequipa/la-antigua-carcel-de-arequipa-el-unico-castillo-de-piedra-del-peru

2.       http://naufragoaqp.blogspot.pe/2009/05/la-real-carcel-de-arequipa-fines-de-la.html

3.      http://edgarchalcop.blogspot.pe/2011/11/victor-apaza-quispe-alma-mundo-del.html
Image Hosted by ImageShack.us