.
.

Los Hermanos Dávalos en el imaginario Popular



Hablar de Arequipa, la segunda ciudad del Perú, y de su música es hablar de Los Hermanos Dávalos, queremos empezar la presente edición de este blog , con uno de los dúos más representativos y extraordinarios que diera Arequipa al cancionero nacional, la Palma (Hoy Victor Lira) y Lambramani vislumbró allá a comienzos del siglo XX el nacimiento de los ídolos del pueblo Arequipeño.

Los Dávalos, dúo formado por los hermanos Víctor y José Dávalos Salazar son sin duda los máximos exponentes de la música de esta tierra ubicada al pie de tres volcanes tutelares: El Misti (5,821), el Chachani (6,087) y el Pichu Pichu (5,540)msnm, respectivamente.

Fueron sus padres el señor Víctor Dávalos Pacheco y la señora Albina Salazar Riveros. Su padre se dedicó a la música y su madre tenia una picantería (restaurante) donde se cantaba música Arequipeña, fue éste el lugar donde comenzaron a plasmar sus sueños artísticos de interpretar la música Arequipeña.

Iniciaron su actividad artística cantando en Radio Landa, Arequipa y Continental en los años 50 y también en los teatros Arequipeños. Con el apoyo de la esposa del presidente Manuel Odria, viajan a Lima, donde comenzaron a tener éxito en 1954 en la fiesta de San Juan de Amancaes, también actuaron en la capital en Radio Nacional, El Sol, La Crónica y principales teatros limeños, por esa época imprimieron sus voces en discos para los sellos SONO – RADIO - VIRREY e IEMPSA. Su particular estilo y profesionalismo les valieron actuar en varias ciudades peruanas y también en el extranjero llegando a Estados Unidos en 1975, en donde alternaron con estrellas de fama internacional como Celia Cruz y Armando Manzanero y donde recibieron un singular reconocimiento. Este dúo le ha cantado a Arequipa durante 57 años.

Los Hermanos Dávalos, debutaron como intérpretes de música mexicana bajo el nombre de Los Chamacos. Sus temas son los típicos de esta tierra: El yaraví, la pampeña, la marinera arequipeña y por cierto el vals. Victor Dávalos, primera voz y primera guitarra aun sobrevive y La segunda voz y segunda guitarra del dúo fue José.

El folclore musical de Arequipa se identifica con el Yaraví, expresión máxima del cantar arequipeño. El Yaraví es una mezcla de poesía y música, no es bailable, pero es sentimental. La fuente de inspiración es el poeta símbolo de Arequipa: Mariano Melgar.
La Pampeña Arequipeña es una modalidad o variedad del huayno andino. Fue su creador como subgénero don Benigno Ballón Farfán.

LOS DAVALOS Y LAS PICANTERIAS




La música típica de Arequipa se oía en las picanterías. Como quiera que recién a mediados del siglo XX se empezaron a hacer grabaciones fonográficas en el Perú, la actividad musical era nutrida en las fondas. Justamente, nacieron en ese seno Los Dávalos, quienes a diferencia de otros, tuvieron la gran fortuna de ser llamados a Lima y con ello consagrarse plenamente. Muchos otros grupos, quien sabe con mayores atributos. simplemente se perdieron en la memoria de los tiempos.

El éxito musical que generaron Los Dávalos en Lima y el extranjero repercutió ampliamente en los arequipeños, fomentando orgullo y afianzamiento de identidad local. Los Hermanos Víctor y José Dávalos, grabaron en diversas disqueras aproximadamente más de un centenar de temas del repertorio arequipeño, entre ellos yaravíes, vals, pampeñas. Todo este éxito comercial discográfico de música arequipeña y la sobre oferta de contrabando de equipos de música terminó por incorporarse en las picanterías. Desde entonces la música que acompaña las tardes de picantería son los éxitos musicales de artistas arequipeños que triunfaron en la capital y otros países. Es el orgullo no sólo del paladar que gusta sino también del oído que acompaña el paladar.

LA MUSICA EN LAS PICANTERIAS

Uno de los cambios que trastocó la picantería en los años 60 fue la incorporación de la radiola o rocola. «Con la rocola los arequipeños tradicionales de la época nos sentimos invadidos en nuestra privacidad, llegaron los boleros, baladas, rock and roll. Fue una locura». La radiola requería insertar dinero para escuchar su disco preferido. Esta primera incorporación de máquinas electrónicas con música foránea modificó sustancialmente los cánones tradicionales de la picantería. De alguna manera, los costos que significaba poseer una rocola eran compensados por el prestigio y la solvencia que exhibía la picantería y también por la visita de clientes capaces de pagar por un tema de su agrado.

En la práctica la rocola fue un vehículo de recategorización de picanterías y su respectiva diferenciación social. En el fondo la rocola delimitó los aspectos íntimos de las categorías de las clases sociales. Durante centurias éstas se confundían en las picanterías y de la noche a la mañana la radiola se encargó de hacer evidente de que en Arequipa sí existían.

Pero la moda de la radiola fue temporal, sólo duró algunos años. Las picanterías de «ccalas» y ricachones que poseían radiolas fueron cerrando poco a poco sus puertas, sobre todo las que estaban ubicadas en el Cercado. En cambio otras optaron por no reparar ni actualizar su repertorio, porque también resultaba costoso comprar discos y agujas. El paso de la rocola fue efímero, pero muy significativo, hizo recordar que en Arequipa hay clases sociales y que en las picanterías se canta yaraví y pampeñas.

En los últimos años, las picanterías arequipeñas han incorporado como parte de los equipos de música. Dos hechos motivaron esto. Uno, la sobreoferta de equipos de música de bajo costo proveniente del contrabando de Tacna y Juliaca. Dos, el éxito musical alcanzado por el dúo Los Dávalos, que interpretaban esencialmente música arequipeña.


LOS DAVALOS Y EL LENGUAJE LONCCO


De seguro algunas palabras de las interpretaciones que les hemos ofrecido de Los Hermanos Dávalos les ha llamado la atención. Se ha creado un “ruido” comunicacional y es preciso señalar ante ello lo siguiente.
Arequipa, es llamada “La Ciudad Blanca” según se refiere a dos consideraciones. La primera y más conocida es que sus casonas coloniales y republicanas se edificaron en base a la piedra volcánica de color blanco que llamamos “sillar”. Pero también es reconocida así al hecho que durante la colonia era la ciudad del virreinato del Perú con más población española, conforme a los censos hechos en la época. Recuérdese que el virreinato del Perú abarcó gran parte de Sudamérica. Esa abundante población española “blanca” terminó por mezclarse con la población nativa y surge una población mestiza. Los que se asentaron en la ciudad eran llamados los “ccalas” y los afincados en el campo y más empobrecidos eran los “lonccos”.
Los lonccos con el correr de los años y producto de esa “mezcla” no sólo de sangre sino de cultura generaron una lengua que los nacidos en la “República independiente de Arequipa” llamamos arequipeñismos a ese lenguaje loncco que está al borde de la desaparición.

Muchos de los autores de las letras de los yaravíes, pampeñas y marineras arequipeñas interpretados por Los Dávalos, precisamente tienen algunos de esos términos, muy difundidos y conocidos de antaño.

Desde un bello rincón arequipeño,
He veni’u invita’u por la curiosidad
Para saludarte Blanca Ciudad En vísperas de tu cumpleaños.
Mi sombrero gasta’u y terno de paño Lo he ccapicha’u en mi vieja barrica;
Como soy loncco que no se achica,
He veni’u a rendirte mi homenaje;
A tirar prosa en tu día Arequipa.

(extracto del poema Saludo Loncco de Félix García Salas)


Agradecemos a nuestro amigo Octavio de (musicapopularlatinoamericana) por los datos biograficos


LOS DÁVALOS:

Llegaron a Lima y se convirtieron en novedad. Desde la blanca Arequipa, un par de hermanos musicales, Víctor y José Dávalos Salazar, se iban a integrar a todo ese maravilloso grupo de intérpretes de los años 50 que, con sus actuaciones y grabaciones, enriquecieron nuestro cancionero popular. Debutaron en Radio "El Sol" e impresionaron por la estridente primera voz de Víctor, un tanto llorona y quebrada. José, era el contrapeso con su voz abaritonada y muy llena de matices. Una perfecta segunda, para la atiplada de su hermano.

Si estas voces maravillosas de "Los Dávalos", impresionaban cantando valses y pampeñas con un estilo muy propio, tenían la falencia de una buena primera guitarra. El "puntero" era Víctor, sin el virtuosismo ni talento como para distinguirse de los demás. Es así que sus primeras presentaciones como dúo acabarían pronto. Se convierten en trío y nada menos que con Oscar Avilés, el que además resultaría un gran soporte en todas sus grabaciones futuras. "El Solitario" y "Sufriendo Estoy", son una evidencia de cuando fueron "dúo".

La etapa con Oscar Avilés, cimenta su popularidad en todas las grabaciones que realizaron con él. Llegaría otra etapa con Rafael Amaranto, quien no solamente sería primera guitarra, sino también una tercera voz armónica. Con este gran guitarrista impusieron "Gitana", el popular vals de Héctor Torres Becerra. Es la real confirmación del trío en extensas presentaciones de auditorio y giras. Después de dejar en el disco muchos éxitos de excelentes arreglos, llegaría la separación y la oportunidad para el virtuoso Álvaro Pérez.

"Tuvimos la suerte de compartir auditorio en Radio Victoria y ver en acción a este excelente guitarrista con los Hnos. Dávalos. Como anécdota, teníamos un parecido físico con Víctor y sobre todo por las gafas de marcos gruesos. De carácter más participativo, era frecuente encontrarnos en cumpleaños y celebraciones familiares con Víctor, a quien acompañé con mi acordeón en casa de Ana Mendoza, recordada actriz y amiga. También estuvo con su guitarrista Alberto Luque, nada menos que Luis Abanto Morales.

José Dávalos, la gran segunda voz de Víctor, era igualmente un buen solista. De voz más redonda y clásica para boleros y otro tipo de canciones. Fue padre de tres excelentes locutoras y con Blanquita, su viuda, lo recordábamos mucho en "Musiencuentros", nuestro programa en Radio Nacional. Existen grabaciones de "Los Dávalos", acompañados por diversos conjuntos e instrumentistas. Hay una muy especial de Víctor Dávalos con Jesús Vásquez y en la que indistintamente hacen primera y segunda voz. Muy original.

Es inolvidable el retorno a la Patria de estos grandes cantantes arequipeños y fueron objeto de múltiples homenajes por la Municipalidad de Lima y el Club Arequipa. Cantaron por última vez juntos, porque José dejaría este mundo poco tiempo después. Víctor Lino Dávalos Salazar, radica en los Estados Unidos y al efectuar esta reseña, no tenemos noticia alguna de sus actividades. "LOS DÁVALOS", Víctor y José, son parte de la rica historia del cancionero criollo y lo han engrandecido con el arte de sus voces y canto. ¡Son eternos! Gracias".

Fuente: Publicado por José Carlos Serván Meza.



Fragmentos de la entrevista a los Davalos: Fuente del dvd del libro el Pendon Musical de Arequipa , del doctor Carpio Muñoz

Parte 1 Parte 2 Parte 3 Parte 4


Cristal Herido


Vals de la autoría de don Fermín Torres .

Uno de los valses mas hermosos interpretados por los Hermanos Dávalos, no transportan a una Arequipa totalmente distinta a la que conocemos , la imagen del puente viejo inmortalizada en el lente fotográfico de los Hermanos Vargas nos muestra un concepto distinto al actual , las postales y acuarelas de Palao nos llenan de nostalgia y añoramos en algunos ser aquel niño que con su tacho e' chicha lleva consigo el recado de su padres de traer al hogar un picante de alguna picanteria.

Esperando tu Regreso





El canto sublime a la persona amada reflejado en las voces de los ídolos del pueblo, nos llegan al fondo del corazón en su magistral forma de interpretar el vals Arequipeño.

1 comentario :

  1. Hola: me parece espectacular la idea de tu bolg ya que con el se puede seguir difundiendo la cultura Arequipeña
    la verdad es que a mi mami le gusta muchisisismo las canciones del grupo los Davalos y ahora yo estaba pensando en darle una sorpresa en su cumpleaños llevandole como una serenata pero con ellos o el legado de ellos.
    agradeceria mucho si pudieras brindarme cualquier tipo de informacion escribir a este blog para poder ubicarlos urgente.
    atentamente Shelby Olga Valencia Vasquez

    ResponderEliminar