.

Los Errantes en el corazón arequipeño




El hermoso volcán Coropuna, ubicado en la provincia de Condesuyos, departamento y Región de Arequipa - Perú, es testigo de la formación del legendario trío Los Errantes, justamente a su faldas se halla el distrito de Chuquibamba por eso tuvieron a bien llamarse LOS ERRANTES DE CHUQUIBAMBA.Su fundador y director; Don Gilberto Cueva Fernández, relata cómo nació esta agrupación que justamente el 10 de abril pasado, cumplió 50 años de vida artística.

«Alumbrados por el mismo sol, nacidos de las mismas raíces, con el mismo pensamiento y sentimiento, vimos las primeras luces del día en ese pueblo humilde y bueno, sano y cariñoso que es Chuquibamba. Nuestros primeros años de infancia, transcurrieron igual como todos, entre risas, alegrías, lágrimas y tristezas y un sinfín de inquietudes.

Era la década de 1930 cuando Antonio Alarcón, Plinio Mogrovejo y yo, recorríamos los campos y las calles de Chuquibamba sin más preocupaciones que el juego y la palomillada, interrumpidos tan solo por el estricto horario de la escuela o el colegio donde aprendíamos las primeras letras, sin haber pasado por nuestra imaginación ni como una fugaz idea, que llegaría el día en que nuestras voces y nuestras guitarras pudieran unirse en una canción, y que se escuche a los cuatro vientos quedando como prueba y constancia de nuestra existencia por este mundo.

Pienso que cuando apenas tenía nueve o diez años de edad, ya se vislumbraba en mí, el nacimiento de un artista porque a esa edad en mi querida Chuquibamba, cantaba en las iglesias, en actos religiosos como misas, vísperas, novenas, procesiones y también los días Viernes Santos en el Sermón de las Tres Horas y , hasta en algunos sepelios. Y algo que quiero destacar, es que todas las canciones eran en latín, claro está, sin saber su significado porque me las aprendía de memoria.

Inicialmente, el trío fue conformado por Antonio Alarcón, Plinio Mogrovejo Luque y yo (Gilberto Cueva Fernández - director y fundador), que por muchos años estuvimos en vigencia, hasta la muerte de Antonio Alarcón que fue reemplazado por Jaime Silva Velarde cuando cumplíamos una misión artística en las serranías de la Región norteña de Lambayeque».Juntos recorrieron muchos lugares del territorio peruano, habiendo grabado gran número de LP’s y discos simples (45. rpm.), entre huaynos, yaravíes, marineras y otros ritmos dedicados a su tierra. En su larga trayectoria llegaron a visitar más de trescientas ciudades y pueblos, iniciándose en el Cusco en el año 1962. Sus canciones comenzaron a hacerse muy populares internacionalmente ya que en Bolivia, Chile y Ecuador, el estilo de Los Errantes les es muy familiar.

En sus 50 años de vida artística, tienen grabadas y difundidas, más de trescientas canciones, siendo este grupo uno de los que más positivamente han marcado huella en el alma nacional.

Para mayor información de sus cientos de miles de seguidores y para los visitantes en general, he conseguido este interesante dato, que llegará a satisfacer algunas de nuestras inquietudes con relación a este tradicional trío: Sus apodos o motes.

- Gilberto Cueva Fernández, le decían “Papita Morada”, porque siempre cantaba un huayno que comenzaba justamente con esta frase, igual pasó con su otro apodo “Tantar”, un nombre heredado de su padre a quien conocían así.

- Antonio Alarcón, le decían “Corvillo” por su nariz un tanto arqueada, y también le decían “Loro”, apodo con que se le conoció en La Paz - Bolivia cuando tuvo la ocasión de estudiar allí.

- Plinio Mogrovejo Luque, se le conocía por “Plubio”, porque en una de sus tantas reuniones, estuvo presente un señor de aspecto extranjero que no podía pronunciar claramente el nombre de Plinio y optó por llamarlo “Plubio”, y así poco a poco el grupo esporádicamente lo llamaba de cariño.

fuente: musica popular latinoamericana
Gracias Koko Perú 

7 de octubre de 2010

Mientras Arequipa celebraba con júbilo el triunfo de Mario Vargas Llosa una triste noticia proveniente de Lima llena de dolor a la Ciudad Blanca. Gilberto Cueva, la voz principal del famoso trío "Los Errantes de Chuquibamba" acaba de morir.

Había sido operado del corazón hace 15 años y desde entonces su salud se mantuvo estable pero con los años se fue deteriorando.

Hace unos días sufrió un infarto cerebro vascular que se complicó con una neumonía y una afección renal.
Hasta ayer su estado era estacionario pero esta tarde empezó a desmejorar y terminó en muerte clínica. Los médicos hicieron lo posible por reanimarlo pero fue inútil. Finalmente falleció. Tenía 84 años.
Gilberto Cueva compuso innumerables temas como "Noche mistianas", "Chuquibambinita", "Tragos amargos", "Llanto por llanto", "Patito" y muchas más.

En su larga trayectoria artística, Los Errantes de Chuquibamba grabaron un gran número de Long play y discos simples, además de visitar más de trescientas ciudades y pueblos peruanos.

Su estilo traspasó fronteras y son muy conocidos en Bolivia, Chile y Ecuador. Los 50 años de vida artística de Los Errantes fueron celebrados el pasado 10 de abril en el teatro de la UNI.

Precisamente por entonces, Don Gilberto Cueva estuvo en el programa "En Escena" de RPP compartiendo los pormenores de la celebración de los 50 años de Los Errantes de Chuquibamba recibiendo cariñosas llamadas de diversas ciudades del país.



www.rpp.com.pe

Noches Mistianas


Gilberto Cueva Fernández Director y fundador junto a Antonio Alarcón como primera guitarra, y Plinio Mogrovejo conformaron inicialmente el trío que por muchos años han estado en vigencia hasta la muerte de Antonio Alarcón que fue reemplazado por Jaime Silva Velarde cuando cumplían una misión artística en las serranías de la región de Lambayeque.

Junto recorrieron muchos lugares del territorio peruano habiendo grabado gran número de long play y discos simples, entre huaynos, yaravíes, marineras y otros ritmos dedicados a su tierra. En su larga trayectoria llegaron a visitar más de trescientas ciudades y pueblos, iniciándose en el Cusco en el año 1962. Sus canciones comenzaron a hacerse muy populares internacionalmente ya que en Bolivia, Chile, Ecuador el estilo de LOS ERRANTES les es muy familiar.

En sus cuarenta y cinco años de vida artística, tienen grabada y difundida más de trescientas canciones, siendo este grupo uno de los más positivamente marco huella en el alma nacional. El director del grupo y autor de la letra y música de la mayoría de los temas es don Gilberto Cueva

Como Nacieron los Errantes

Alumbrados por el mismo sol, nacidos de las mismas raíces, con el mismo pensamiento y sentimiento, vimos las primeras luces del día en ese pueblo humilde y bueno, sano y cariñoso que es Chuquibamba. Nuestros primeros años de infancia, transcurrieron al igual que de los demás, entre risas, alegrías, lágrimas y tristezas y un sin fin de inquietudes.

Era la década del 30 cuando Antonio Alarcón, Plinio Mogrovejo y yo, recorríamos los campos y las calles de Chuquibamba sin más preocupaciones que el juego y la palomillada, interrumpidos tan solo por el estricto horario de la Escuela o del Colegio donde aprendíamos las primeras letras, sin haber pasado por nuestra imaginación ni como una fugaz idea que llegaría el día en que nuestras voces, y nuestras guitarras pudieran unirse en una canción y que se escuche a los cuatro vientos y que en alguna forma queden como prueba y constancia de nuestra existencia en este mundo.

Pienso que cuando apenas tenía nueve o diez años de edad, ya se vislumbraba en Mí el nacimiento de un artista porque a esa edad en mi tierra Chuquibamba cantaba en las Iglesias, en actos religiosos como Misas, vísperas, novenas, procesiones, también los Viernes Santos en el Sermón de las Tres Horas y hasta en algunos sepelios y algo que quiero destacar es que todas las canciones eran en latín, claro está, sin saber su significado porque me las aprendía de memoria.

Apodos de los Errantes

Antonio Alarcón.- Siempre se lo ha conocido como "Corvillo"; por su nariz un tanto arqueada, y también le decíamos loro. Un apodo internacional porque en la Paz Bolivia donde estudió se le conocía con este apodo.

Plinio Mogrovejo Luque.- Su apodo era "Plubio", porque en una de sus tantas reuniones estuvo presente un señor de aspecto extranjero que no podía pronunciar claramente el nombre de Plinio y le decía Plubio y así poco a poco nuestro grupo de amigos, esporádicamente, lo llamaba: "Plubio".

Gilberto Cueva Fernández.- Le decían "Papita Morada" porque siempre cantaba un huayno que comenzaba justamente con esta frase "Papita Morada", igual pasó con su otro apodo "Tantar", un apodo heredadote su padre a quien conocían así.
("Mi vida Errante" Gilberto Cueva Fernández)

Fuente: Nota de Prensa