.

El "Ccoro" arequipeño

 Recorte fotográfico ( 1900)

En el mes de septiembre mes de la primavera y de la amistad, mes de la juventud  y del estudiante quiero dedicar estas pequeñas líneas a todos los niños arequipeños  y ya que escribimos sobre los niños es importante  recalcar la forma típica de llamarlos en mi terruño, En muchos países existe muchas formas de  llamar a los niños, chamo en Venezuela, chavo en México, cabrito en Chile, pibe en Argentina ,por poner algunos ejemplos,  nuestra tierra no es ajena a esto, en Arequipa decimos ccoros o ccoras  para referirnos a los niños y niñas de nuestra ciudad, y claro  a veces simplemente  utilizamos el diminutivo ccorito o ccorita  para referirnos a ellos de manera mas cariñosa y coloquial.




El juego del Trompo, Obra del Pintor caymeño, Héctor Flores Gonzáles


En este mundo lleno de video juegos y   de internet pareciera lejano el día en que los niños se divertían sanamente jugando en las calles  con jueguitos simples, para nuestros padres y abuelos resultaría muy extraño el ver a los niños en sus casas.En la Arequipa antigua era muy común  observar  en las calles a niños de todas las edades y clases sociales divertirse  con juegos por temporada, los niños llevaban como relojito los principales juegos , por ejemplo en junio  se jugaba a las “bolas” con sus  tiros, bolas chelas, lecheras y chilpas, 

En julio los trompos  de tipos según el grueso de su punta “ terremoto, cuca y sedita, “ como no olvidar aquellas interminables tardes  jugando  a las papas  es decir  tratando de destrozar el trompo del amigo, en agosto las cometas haciendo volar cometas y aviones hechos  por uno mismo, de paja de cortadera (Cortaderia rudiuscula) que se recogía de las acequias y del rió  que una vez secada fungía de armazón de tan preciado juguete, en esa época tan esperada del año donde los vientos soplaban fuerte, ver volar a nuestro barril, estrella, sol o cintura de mono  por los aires  era un espectáculo, recortando retazos de tela para hacerle la rabera y colocando en el extremo pequeña navaja o guillete  que servía de defensa y ataque en las luchas aéreas entre amigos, 



En noviembre mes de todos los santos se jugaba a las “caretas” utilizando estas figuras d e yeso que se colocaban en las guaguas de bizcocho ,haciendo un cacho o especie de marca en la tierra donde  arrojar las caretas,  la que mas se aproxime al cacho  era el que ganaba el turno de arrojarlas y chocoleando entre las manos las caretas para que luego, las que por fortuna cayeran con la cara mirando hacia arriba sean las que se gane al amigo, las mas bonitas eran  aquellas que asemejaban turcos con sus turbantes  y de vez en cuando una que otra trompeadera con los amigos por este bendito juego, en diciembre se calmaba los ánimos y se empezaba a prepararse para  formar  con la palomilla del barrio de la misma lichigada (niños o generación que nacieron  en fechas próximas), el grupo de adoradores que irían a  adorar valga la redundancia a los niños manuelitos de las casas de los vecinos usando los chin chines ( sonajas  hechas de chapitas de gaseosa ) y silbatos y pequeños tamboriles para bailar la huachi huachi torito, y cantar villancicos. 




En febrero los carnavales,  preparando los huevos con anilina  y chisguetes, las matacholas y los polvos de colores animaban la fiesta de carnaval  estos son los principales juegos tradicionales en los que nos divertimos mucho, pero ¿qué pasaba los otros meses del año? “Pues para los niños del campo y los que no teníamos para juguetes caros , nuestra madre naturaleza nos bendijo en la chacra con los “Friles” especie de frejol ya extinto que sembrábamos en la chacra y que servían para jugar y  para tincarlos a manera de bolas , habían tirallos (los mas grandes) vaquitas, toritos, chancacos , plomizos, negros, bayos, jaspeados etc.



Era muy preciado jugar con ellos y claro los que los sembrábamos teníamos  de sobra para jugar. San Lázaro barrio tradicional fue escenario de  este popular juego, niños y niñas por igual el juego del pobre que hacia a los niños dibujar una sonrisa cada vez que se tincaban y  se formaban montoncitos de esta singular semilla, cuando se perdía todo  en los juegos de bolas, friles o caretas se decía que  a uno lo habían calapichado, o que te calapicharon todo, es decir te dejaron sin nada. Otro juego era con los chochos que también eran semillas  en forma de  bolitas negras ”, (nos narran, los hermanos Vásquez Delgado de, Ripacha en  San Lázaro).

               
                                  Fril ( vaquita)                                               Friles ( varios tipos)

Ya en los años cincuenta las pelis o películas ,que no eran mas que tomas de vistas cinematográficas impresas en celuloide estas se ponían entre las hojas de un librito y se desafiaba a otro niño  que con una película o pequeña toma escogiese en el borde del libro por donde introducirla entre un a pagina y otra  si al abrir esa pagina escogida se encontraban otras películas el niño que había introducido la película se quedaba con ellas, si no se encontraba nada el perdía l a película , que pasaba a propiedad del dueño del librito  se invitaba a jugar este juego cantando  ¡a pelis!  ¡a pelis!. La quita, quita, y al arranca cebolla también fueron juegos  populares, (Juan  Guillermo Carpio Muñoz, diccionario de Arequipeñismos) .Otro juego era el de tejer pasadores los boleros y últimamente los cojinetes  con los que mas de una vez  estos coros  y algunas calinchas malograban las veredas.  


Las niñas del campo tenían otros juegos  e incluso practicaban también juegos que s e podían considerar d e hombres como los trompos claro que ellas tenían un estilo muy distinto d e arrojar el trompo y practicaban vuelo corrido también con destreza, también  jugaban a los friles  y las de clase mas alta tenían sus muñecas d e porcelana , el tejo  ya de épocas mas recientes son el juego de los yaxs,  al inicio hechos d e plomo que con una pelotita  de jebe las niñas hacían dar bote para recoger de diversas maneras ya establecidas estas pequeñas piezas que nos hacían recordar las moléculas del átomo. Las variedades de este juego eran bien grandes,  estaba el pan , leidi, charli, vuelta al mundo  voladores, palmadita, hornito bastoncito, pasa manos etc. (Juan  Guillermo Carpio Muñoz, diccionario de Arequipeñismos)


 Yaxs

Las niñas también jugaban a saltar la soga  con cánticos muy bonitos, que hacían del juego más ameno y divertido e incluso varias niñas entraban a saltar  la soga a la vez.

Un cantito es el que sigue:

Soy la reina de los mares
Y si tu lo quieres ser
Hecha el pañuelito al suelo
Y vuélvelo recoger
Patito, patito de la laguna
A la un a las dos a las tres ,
quemazón !!!!( para apurar la velocidad de las vueltas con la soga)

Otros juegos  donde intervenían cánticos :
(1) Al paso rey que ha de pasar
El hijo del conde se ha de quedar
Que quieres , que quieres
 (se decía una fruta)
.......................................
(2)A la caja, caja, cantaba la rana
Debajo del agua
A la media vuelta con su reverencia
La mano en la fruta que me da vergüenza
Pastora, pastora que buscas
Yo busco yo busco mi ovejita
Perdida, perdida de tiempo será
Mira, mira reconoce
Esta, esta es mi ovejita
Perdida, perdida  de tiempo será




La infancia es una etapa muy  importante en nuestra vida, siempre pasemos más tiempo con nuestros hijos y hermanos pequeños.  


Importante:

“Algunos Arequipeñismos son quechuismos  en cuerpo y alma, (fonética y semánticamente) del quechua al español que se habla en Arequipa . el aymara  y el quechua para algunas consonantes : ch, k, p,t,y,q, tienen tres sonidos distintos, uno de los cuales se llama: oclusivo (que no tiene el español).El sonido oclusivo o explosivo  de esas vocales se tiene establecido representar  gráficamente  de dos maneras : duplicando la consonante explosiva ( chch, kk, pp, tt, qq) o poniendo  después de la consonante un apóstrofo (ch’, k’, p’, t’, q’). Los arequipeñismos  que se han  derivado  de vocablos quechuas o  aymaras   que tienen consonantes con sonidos explosivos  originalmente  reprodujeron sonidos explosivos  , por ejemplo : ccapo, ccoro,  ccasa, casuta, etc. Pero se han ido perdiendo en los arequipeñismos  y hoy pocos son los que pronuncian , pues la mayoría dice : capo, coro capero, Es mas algunos arequipeños esforzándose  en presentarse mas típicos o como mejores conocedores d e nuestra manera de hablar pronuncian varios arequipeñismos con sonido explosivo, no obstante que el étimo quechua correspondiente no los tiene . por ejemplo dicen ccoro, ignorando  que coro proviene del vocablo quechua  qhoro, que no tiene sonido explosivo “.
“La pervivencia en nuestro hablar mestizo de estos sonidos explosivos del quechua y del aymara nos hace confundir con la pronunciación de la “c” castellana , dando por resultado el que nosotros pronunciemos todavía la c, como si fuera “j” , escribimos Tacna  y pronunciamos : Tajna ( y muchas veces hasta arrastramos la j) Téngase presente que la “c” castellana solitaria ( letra que no existe en el quechua) tiene que representar una gama de seis sonidos parecidos del quechua  y el aymara : k, kh, kk, q, qh, qq”. (Diccionario de Arequipeñismos JGCM Tomo I). por ello  nosotros utilizamos la palabra tal cual sin la doble "cc" en el presente blog.






 El Pajarillo Errante ( Yaraví que se enseño alguna vez en los colegios)




Yaravi Arequipeño, muy difundido a comienzos del siglo XX fue recopilado por el compositor arequipeño Carlos Sánchez Málaga, la letra es muy parecida al yaraví mas no la música según el historiador Juan Guillermio carpio muñoz se encuentra con el nombre de "habanera" en el cancionero mistiano, y corresponde a una composición mexicana mucho más antigua por lo que este yaravi vendría a se un arreglo a esta canción de los mexicanos ,Jesus Abrego y Leopoldo Picazo  de 1908  y que fuese grabada con el sello "Victor" . (fuente: El pendón musical de Arequipa, de Juan Guillermo Carpio Muñoz -2014 )


Esta versión en guitarra corresponde al guitarrista ayacuchano, Raúl García Zárate, la versión orquestada de Sánchez _Málaga guarda mucha similitud

El pajarillo Errante

Soy pajarillo errante
vago perdido, vago perdido
por doquiera que vaya
busco mi nido, busco mi nido

alzo mi vuelo
me traicionan mis alas
me traicionan mis alas
ay, volar no puedo (bis)

soy como el arroyuelo
desde que brota
desde que brota
por doquiera que vaya
deja una gota, deja una gota

es mi destino
dejar gota tras gota
dejar gota tras gota
por mi camino (bis)


La Chicha es de guiñapo

Doña Lucila Salas Valencia Vda. de Ballón

La chicha bebida ancestral muy difundida en el Perú, inclusive desde tiempos prehispánicos es sin duda alguna uno de los símbolos mas representativos de nuestra querida Arequipa. Es en la ciudad blanca donde otrora se consumía en demasía y especialmente en el siglo XIX siglo que marco a la ciudad con las revoluciones en el libro del historiador Guillermo Galdos Rodríguez “ Breve historia de Sachaca” nos narra que en 1857 cuando se libraban las luchas caudillistas el caudillo Manuel Ignacio de Vivanco al cual nuestra ciudad brindo su apoyo incondicional habría dicho que cada arequipeño muerto en dicha rebelión era un chichero menos, extraña forma de agradecernos el haber muerto por él, pero en fin estas mismas frases también se mencionan en la novela de María Nieves y Bustamante “ Jorge o el Hijo del pueblo”.

Si bien la chicha se elabora en muchos lugares de nuestra patria, nuestra tan querida y apreciada bebida tiene un sabor y elaboración muy distinta, el maíz negro juega un papel importante en su elaboración , ojo que no debemos confundirlo con el maíz morado del cual se prepara otra bebida muy conocida la chicha morada o las mazamorras, el maíz negro arequipeño era especial y digo lo era, ya que lamentablemente está poco a poco desapareciendo de nuestra campiña , este maíz era sembrado antiguamente en casi toda Arequipa , pero sin duda era en Socabaya y Characato donde este maravilloso grano se habituaba mejor Juan Guillermo Carpio Muñoz nos hace referencia de esto e incluso nos dice que el maíz de esta zona era tan especial porque no recibía mucha agua en comparación con el maíz cultivado a las riberas del Chili . a los maíces negros grandes se les llamaba morochos en la chacra. De este tan apreciado grano salía como subproducto el guiñapo que es la esencia de nuestra verdadera chicha.




Fotografía gracias a javillv34 : http://www.skyscrapercity.com


Para elaborar el "guiñapo" se tenia que "empoyar" es decir se hacen poyos de piedra de 1 a 1.5 metros cubiertos de paja, donde se colocaba el maíz negro que luego de regado por tres veces hacia que germinara el maíz en su etapa primordial a esto los antiguos le decían "sullo" y tenia que estar en forma de clavito luego se hacia secar y se llevaba al molino para poder hacer uso de él.

Es muy común escuchar decir que a la chicha le dicen chicha de “jora“ pero este no es un arequipeñismo propiamente dicho , lo correcto es decir chicha de "guiñapo" porque de este es d e la que esta hecha nuestra chicha , si revisáramos mejor lo que significa "jora" no la denominaríamos así, pero este mote se viene diciendo desde ya mucho tiempo y al final lo que se hace costumbre se vuelve ley, pero felízmente se esta volviendo a retomar lo correcto .


Para elaborar la chicha se hace hervir el "guiñapo" por varias horas ,luego se cuela con la "seisuna" que no es otra cosa que un costal de "yute"  o sedazo de tela burda que funge de colador el propio acto de colar y la manera como se hace tiene un nombre muy peculiar se le dice hacer la guagua , retorciendo entre dos personas cual exprimidor y de esta manera colando la chicha las antiguas picanterías a veces al encontrarse solas ataban un extremo de esta tela o yute a un palo para ayudarse a colar, el residuo de guiñapo que queda y que toma por nombre "anchi" al quedarse en esta tela pareciera una "guagua" envuelta, el "anchi" servía como alimento de conejos y aves de corral no se desperdiciaba nada

Esta chicha colada se le dice que esta verde, mosto de la chicha recibe el nombre de "usma" , se deja enfriar por algunas horas en tinajas especiales después se envasa en "chombas" para que madure (fermente) a veces para ayudar a madurar se echaba concho de otra chicha ya hecha o en tiempos de cuando la cervecería daba la hora a veces se podía conseguir un poco de concho de cerveza ,otra tradición en cuanto a la fermentación era tomar un poco de "usma" y anisado y moverlo hacia la izquierda hasta que madure.

Antiguamente a la chicha no se le echaba azúcar es después de la conquista cuando los españoles trajeron el azúcar cuando por primera vez se utilizo y claro esta ayudaba también a la fermentación ya a mediados del siglo XX era común escuchar a las picanteras enviar a los "coros" a comprar su azúcar marca "t " o azúcar rubia para elaborar la chicha y apurar de esta manera la fermentación. Para endulzarla se usaba un palo de "lloque " con el cual se revolvía la chicha, tanto uso le daban a este  "lloque" que ni por ser de madera dura , con el paso del tiempo se volvía delgadito, cuantos recuerdos para los que crecimos entre "chombas" y tinajas nos brinda el poder volver a probar la espumita que soltaba la chicha, cuando le echábamos azúcar, como cuando éramos coros y con el dedito o con el "lloque" nos "chaullabamos" de la "chomba" y poquito de espumita.


La chicha se sacaba antiguamente de la "chomba" para servirla mediante el uso de los "huincos" deposito
a manera de jarro que antiguamente eran hechos de calabaza seca vaciada y cortada, posteriormente estos "huincos" fueron reemplazados por "huincos" de hojalata ojo que el "huinco" solo sirve para servir la chicha mas no para beberla como ocurre en otras partes del país.



Pues bien si para beber chicha se trata , el amigo inseparable de la picanteria y del chichero es sin lugar a duda el vaso e' chicha, este vaso tan representativo guarda consigo la mezcla del mestizaje porque en su peculiar apariencia convive el recuerdo inca de los keros y el modernismo europeo , el vidrio.

Como dijimos antes el cogollo es lo mejor de la chicha hecho por el cual a nuestro vaso chichero le decimos cogollo, pero nuestra tradición no solo incluye al tal mentado "cogollo" , ya que ademas tenemos el vaso caporal que es el mas grande, el cogollo de tamaño medio ( litro y medio) y por ultimo el bébe, de tamaño chico. Pero para transportar nuestra chicha nada como la cantarilla o el tacho, que cuantos coros no habrán llevado consigo junto con los picantes, cabe señalar que a pesar de haber preparado una buena comida encasa, era costumbre del os antiguos ir donde la picanteria a comprar el picante., que apetito el de nuestros abuelos, pero que fuerte también trabajaban.





Según el historiador y sociólogo Carpio Muñoz a quien debemos haber rescatado del olvido tantas costumbres y tradiciones en su obra “diccionarios de arequipeñismo”, nos dice que a la chicha que le falta fermentar se le dice chicha verde , gruesa a la que tiene mucho concho, fuerte a la que embriaga, vinagre o picada a la que esta muy ácida .

No olvidemos que el "concho" de la chicha es el vinagre de maíz que nos sirve para muchos potajes locales entre ellos nuestro muy apetecido adobo de los domingos el estofado y la matasca, y si el "concho" es el vinagre de maíz, el cogollo es lo mejor de la chicha ,la parte que no asienta al fondo de la chomba, es decir las tres cuartas partes por arriba del concho.

También nos dice nuestro historiador que a la chicha fría se le dice "aloja", cuando se servía tibia se decía que esta como mate de suegra o esta caldo , cuando tiene poco cuerpo se le dice aguada , cuando esta muy dulce , dulcete en forma despectiva porque nuestra chicha no es muy dulce sino ligeramente ácida y por ultimo nos dice don Juan Guillermo que los arequipeños de antaño tenían un brazo mas largo que el otro porque era muy común que de coros hayan llevado un "tacho e' chicha", cada vez que los mandaban a comprar picantes y ese bracito se les haya estirado mas de lo normal. 


Los arequipeños antiguos decían que la chicha les daba “juerza” y efectivamente al tomar en cantidades esta chicha, que al elaborarse se hacia hervir, tomaban algo sano y cuidaban su salud.






Campesina ofreciendo un bébe de chicha en Tiabaya

Ofreciendo un bébe de chicha en Tiabaya (Fotografía propiedad de Gustavo Uría Wendorff)


En tiempos de nuestros bisabuelos también se bebía tanta chicha y significaba tanto para ellos que si por razones de trabajo u otras circunstancias alguno se iba de la ciudad para vivir en otros sitios los despedían con esta cantaleta :



Los Arequipeños comienzan a salir
Se acuerdan d e la chicha
y s e vuelven a venir

Brindemos con un vaso e' chicha por nuestros historiadores y por nuestra tierra.







"La de los tunales" Marinera de los Hermanos Neves Bengoa




Importante:

“Algunos Arequipeñismos son quechuismos  en cuerpo y alma, (fonética y semánticamente) del quechua al español que se habla en Arequipa . el aymara  y el quechua para algunas consonantes : ch, k, p,t,y,q, tienen tres sonidos distintos, uno de los cuales se llama: oclusivo (que no tiene el español).El sonido oclusivo o explosivo  de esas vocales se tiene establecido representar  gráficamente  de dos maneras : duplicando la consonante explosiva ( chch, kk, pp, tt, qq) o poniendo  después de la consonante un apóstrofo (ch’, k’, p’, t’, q’). Los arequipeñismos  que se han  derivado  de vocablos quechuas o  aymaras   que tienen consonantes con sonidos explosivos  originalmente  reprodujeron sonidos explosivos  , por ejemplo : ccapo, ccoro,  ccasa, casuta, etc. 

Pero se han ido perdiendo en los arequipeñismos  y hoy pocos son los que pronuncian , pues la mayoría dice : capo, coro capero, Es mas algunos arequipeños esforzándose  en presentarse mas típicos o como mejores conocedores d e nuestra manera de hablar pronuncian varios arequipeñismos con sonido explosivo, no obstante que el étimo quechua correspondiente no los tiene . por ejemplo dicen ccoro, ignorando  que coro proviene del vocablo quechua  qhoro, que no tiene sonido explosivo “.

“La pervivencia en nuestro hablar mestizo de estos sonidos explosivos del quechua y del aymara nos hace confundir con la pronunciación de la “c” castellana , dando por resultado el que nosotros pronunciemos todavía la c, como si fuera “j” , escribimos Tacna  y pronunciamos : Tajna ( y muchas veces hasta arrastramos la j) Téngase presente que la “c” castellana solitaria ( letra que no existe en el quechua) tiene que representar una gama de seis sonidos parecidos del quechua  y el aymara : k, kh, kk, q, qh, qq”. (Diccionario de Arequipeñismos JGCM Tomo I). por ello  nosotros utilizamos la palabra tal cual sin la doble "cc" en el presente blog.

Powered by emaze
Diccionario de Arequipeñismos: Juan Guillermo Carpio Muñoz

Conociendo al Loncco Arequipeño




 Dibujo a tinta del maestro José Luis Pantigoso Rodriguez



Conociendo al Loncco Arequipeño

El sombrero huachano

Pintura de Leo Ugarte

El Loncco personaje típico , al igual que en otros países el charro Mexicano o el gaucho Argentino han calado mucho en la imaginación popular, Arequipa no es la excepción , recordemos que mucho antes de contar con esta urbe bulliciosa nuestra querida ciudad estaba rodeada de campiña, “loncco” es un arequipeñismo que proviene del quechua ( lonq’o , cuerpo esférico o redondeado ) y que según nuestro querido y gran historiador arequipeño Juan Guillermo Carpio Muñoz , significa algo que debiendo tener filos cortantes o punzantes no los tiene , es decir poco afilado o tosco. (Diccionario de Arequipeñismos Juan Guillermo Carpio Muñoz , Tomo II)

Al existir en nuestra ciudad la diferencia de clases sociales bien marcadas, los habitantes de la urbe o “ccalas” trataban a los campesinos o chacareros de toscos ,incultos, y de mas adjetivos despectivos, quizás por su forma de comportamiento tosca tanto en el hablar como en el comportamiento. El termino Lonco o “Loncco” como es conocido actualmente, es un apelativo que se viene usando para denominar todo lo concerniente al mundo d e los lonccos es decir poesía loncca , costumbre loncca sombrero, loncco etc. Lo que antiguamente se denominaba costumbre chacarera o poesía chacarera.Carpio Muñoz en su libro el Yaravi Arequipeño en 1976 nos muestra claramente estos aspectos poco conocidos de tan singular personaje.

Es poco conocido el significado del porque de estos peculiares sombreros chacareros en Arequipa les decimos huachanos, no es porque sean de Huacho la cosa no va por ahí i la verdad es que antiguamente cerca a las acequias crecía cierta mata llamada Huacha de hojas como la romaza(Rumex patientia) para los botánicos, esta singular planta era usada para atenuar el calor los pobladores indígenas, antes las llevaban en la cabeza amarradas con un pañuelo al cual le decían” pañuelo huachano” , posteriormente cuando los españoles llegaron y se introdujo los sombreros estos pobladores cambiaron estos “pañuelos huachanos” por los sombreros y para no perder este termino lo rebautizaron sombrero huachano ..( San gil de Cayma leyenda folcklorica. Francisco Mostajo) los sombreros arequipeños de paja macora o simplemente “Macora “ como les llamaban nuestros abuelos es también una forma muy peculiar de llamar a uno de los detalles mas pintorescos del Loncco Arequipeño, su sombrero.

Poesia Loncca de Isidro Zárate Santillana


Los Hermanos Dávalos en el imaginario Popular



Hablar de Arequipa, la segunda ciudad del Perú, y de su música es hablar de Los Hermanos Dávalos, queremos empezar la presente edición de este blog , con uno de los dúos más representativos y extraordinarios que diera Arequipa al cancionero nacional, la Palma (Hoy Victor Lira) y Lambramani vislumbró allá a comienzos del siglo XX el nacimiento de los ídolos del pueblo Arequipeño.

Los Dávalos, dúo formado por los hermanos Víctor y José Dávalos Salazar son sin duda los máximos exponentes de la música de esta tierra ubicada al pie de tres volcanes tutelares: El Misti (5,821), el Chachani (6,087) y el Pichu Pichu (5,540)msnm, respectivamente.

Fueron sus padres el señor Víctor Dávalos Pacheco y la señora Albina Salazar Riveros. Su padre se dedicó a la música y su madre tenia una picantería (restaurante) donde se cantaba música Arequipeña, fue éste el lugar donde comenzaron a plasmar sus sueños artísticos de interpretar la música Arequipeña.

Iniciaron su actividad artística cantando en Radio Landa, Arequipa y Continental en los años 50 y también en los teatros Arequipeños. Con el apoyo de la esposa del presidente Manuel Odria, viajan a Lima, donde comenzaron a tener éxito en 1954 en la fiesta de San Juan de Amancaes, también actuaron en la capital en Radio Nacional, El Sol, La Crónica y principales teatros limeños, por esa época imprimieron sus voces en discos para los sellos SONO – RADIO - VIRREY e IEMPSA. Su particular estilo y profesionalismo les valieron actuar en varias ciudades peruanas y también en el extranjero llegando a Estados Unidos en 1975, en donde alternaron con estrellas de fama internacional como Celia Cruz y Armando Manzanero y donde recibieron un singular reconocimiento. Este dúo le ha cantado a Arequipa durante 57 años.

Los Hermanos Dávalos, debutaron como intérpretes de música mexicana bajo el nombre de Los Chamacos. Sus temas son los típicos de esta tierra: El yaraví, la pampeña, la marinera arequipeña y por cierto el vals. Victor Dávalos, primera voz y primera guitarra aun sobrevive y La segunda voz y segunda guitarra del dúo fue José.

El folclore musical de Arequipa se identifica con el Yaraví, expresión máxima del cantar arequipeño. El Yaraví es una mezcla de poesía y música, no es bailable, pero es sentimental. La fuente de inspiración es el poeta símbolo de Arequipa: Mariano Melgar.
La Pampeña Arequipeña es una modalidad o variedad del huayno andino. Fue su creador como subgénero don Benigno Ballón Farfán.

LOS DAVALOS Y LAS PICANTERIAS




La música típica de Arequipa se oía en las picanterías. Como quiera que recién a mediados del siglo XX se empezaron a hacer grabaciones fonográficas en el Perú, la actividad musical era nutrida en las fondas. Justamente, nacieron en ese seno Los Dávalos, quienes a diferencia de otros, tuvieron la gran fortuna de ser llamados a Lima y con ello consagrarse plenamente. Muchos otros grupos, quien sabe con mayores atributos. simplemente se perdieron en la memoria de los tiempos.

El éxito musical que generaron Los Dávalos en Lima y el extranjero repercutió ampliamente en los arequipeños, fomentando orgullo y afianzamiento de identidad local. Los Hermanos Víctor y José Dávalos, grabaron en diversas disqueras aproximadamente más de un centenar de temas del repertorio arequipeño, entre ellos yaravíes, vals, pampeñas. Todo este éxito comercial discográfico de música arequipeña y la sobre oferta de contrabando de equipos de música terminó por incorporarse en las picanterías. Desde entonces la música que acompaña las tardes de picantería son los éxitos musicales de artistas arequipeños que triunfaron en la capital y otros países. Es el orgullo no sólo del paladar que gusta sino también del oído que acompaña el paladar.

LA MUSICA EN LAS PICANTERIAS

Uno de los cambios que trastocó la picantería en los años 60 fue la incorporación de la radiola o rocola. «Con la rocola los arequipeños tradicionales de la época nos sentimos invadidos en nuestra privacidad, llegaron los boleros, baladas, rock and roll. Fue una locura». La radiola requería insertar dinero para escuchar su disco preferido. Esta primera incorporación de máquinas electrónicas con música foránea modificó sustancialmente los cánones tradicionales de la picantería. De alguna manera, los costos que significaba poseer una rocola eran compensados por el prestigio y la solvencia que exhibía la picantería y también por la visita de clientes capaces de pagar por un tema de su agrado.

En la práctica la rocola fue un vehículo de recategorización de picanterías y su respectiva diferenciación social. En el fondo la rocola delimitó los aspectos íntimos de las categorías de las clases sociales. Durante centurias éstas se confundían en las picanterías y de la noche a la mañana la radiola se encargó de hacer evidente de que en Arequipa sí existían.

Pero la moda de la radiola fue temporal, sólo duró algunos años. Las picanterías de «ccalas» y ricachones que poseían radiolas fueron cerrando poco a poco sus puertas, sobre todo las que estaban ubicadas en el Cercado. En cambio otras optaron por no reparar ni actualizar su repertorio, porque también resultaba costoso comprar discos y agujas. El paso de la rocola fue efímero, pero muy significativo, hizo recordar que en Arequipa hay clases sociales y que en las picanterías se canta yaraví y pampeñas.

En los últimos años, las picanterías arequipeñas han incorporado como parte de los equipos de música. Dos hechos motivaron esto. Uno, la sobreoferta de equipos de música de bajo costo proveniente del contrabando de Tacna y Juliaca. Dos, el éxito musical alcanzado por el dúo Los Dávalos, que interpretaban esencialmente música arequipeña.


LOS DAVALOS Y EL LENGUAJE LONCCO


De seguro algunas palabras de las interpretaciones que les hemos ofrecido de Los Hermanos Dávalos les ha llamado la atención. Se ha creado un “ruido” comunicacional y es preciso señalar ante ello lo siguiente.
Arequipa, es llamada “La Ciudad Blanca” según se refiere a dos consideraciones. La primera y más conocida es que sus casonas coloniales y republicanas se edificaron en base a la piedra volcánica de color blanco que llamamos “sillar”. Pero también es reconocida así al hecho que durante la colonia era la ciudad del virreinato del Perú con más población española, conforme a los censos hechos en la época. Recuérdese que el virreinato del Perú abarcó gran parte de Sudamérica. Esa abundante población española “blanca” terminó por mezclarse con la población nativa y surge una población mestiza. Los que se asentaron en la ciudad eran llamados los “ccalas” y los afincados en el campo y más empobrecidos eran los “lonccos”.
Los lonccos con el correr de los años y producto de esa “mezcla” no sólo de sangre sino de cultura generaron una lengua que los nacidos en la “República independiente de Arequipa” llamamos arequipeñismos a ese lenguaje loncco que está al borde de la desaparición.

Muchos de los autores de las letras de los yaravíes, pampeñas y marineras arequipeñas interpretados por Los Dávalos, precisamente tienen algunos de esos términos, muy difundidos y conocidos de antaño.

Desde un bello rincón arequipeño,
He veni’u invita’u por la curiosidad
Para saludarte Blanca Ciudad En vísperas de tu cumpleaños.
Mi sombrero gasta’u y terno de paño Lo he ccapicha’u en mi vieja barrica;
Como soy loncco que no se achica,
He veni’u a rendirte mi homenaje;
A tirar prosa en tu día Arequipa.

(extracto del poema Saludo Loncco de Félix García Salas)


Agradecemos a nuestro amigo Octavio de (musicapopularlatinoamericana) por los datos biograficos


LOS DÁVALOS:

Llegaron a Lima y se convirtieron en novedad. Desde la blanca Arequipa, un par de hermanos musicales, Víctor y José Dávalos Salazar, se iban a integrar a todo ese maravilloso grupo de intérpretes de los años 50 que, con sus actuaciones y grabaciones, enriquecieron nuestro cancionero popular. Debutaron en Radio "El Sol" e impresionaron por la estridente primera voz de Víctor, un tanto llorona y quebrada. José, era el contrapeso con su voz abaritonada y muy llena de matices. Una perfecta segunda, para la atiplada de su hermano.

Si estas voces maravillosas de "Los Dávalos", impresionaban cantando valses y pampeñas con un estilo muy propio, tenían la falencia de una buena primera guitarra. El "puntero" era Víctor, sin el virtuosismo ni talento como para distinguirse de los demás. Es así que sus primeras presentaciones como dúo acabarían pronto. Se convierten en trío y nada menos que con Oscar Avilés, el que además resultaría un gran soporte en todas sus grabaciones futuras. "El Solitario" y "Sufriendo Estoy", son una evidencia de cuando fueron "dúo".

La etapa con Oscar Avilés, cimenta su popularidad en todas las grabaciones que realizaron con él. Llegaría otra etapa con Rafael Amaranto, quien no solamente sería primera guitarra, sino también una tercera voz armónica. Con este gran guitarrista impusieron "Gitana", el popular vals de Héctor Torres Becerra. Es la real confirmación del trío en extensas presentaciones de auditorio y giras. Después de dejar en el disco muchos éxitos de excelentes arreglos, llegaría la separación y la oportunidad para el virtuoso Álvaro Pérez.

"Tuvimos la suerte de compartir auditorio en Radio Victoria y ver en acción a este excelente guitarrista con los Hnos. Dávalos. Como anécdota, teníamos un parecido físico con Víctor y sobre todo por las gafas de marcos gruesos. De carácter más participativo, era frecuente encontrarnos en cumpleaños y celebraciones familiares con Víctor, a quien acompañé con mi acordeón en casa de Ana Mendoza, recordada actriz y amiga. También estuvo con su guitarrista Alberto Luque, nada menos que Luis Abanto Morales.

José Dávalos, la gran segunda voz de Víctor, era igualmente un buen solista. De voz más redonda y clásica para boleros y otro tipo de canciones. Fue padre de tres excelentes locutoras y con Blanquita, su viuda, lo recordábamos mucho en "Musiencuentros", nuestro programa en Radio Nacional. Existen grabaciones de "Los Dávalos", acompañados por diversos conjuntos e instrumentistas. Hay una muy especial de Víctor Dávalos con Jesús Vásquez y en la que indistintamente hacen primera y segunda voz. Muy original.

Es inolvidable el retorno a la Patria de estos grandes cantantes arequipeños y fueron objeto de múltiples homenajes por la Municipalidad de Lima y el Club Arequipa. Cantaron por última vez juntos, porque José dejaría este mundo poco tiempo después. Víctor Lino Dávalos Salazar, radica en los Estados Unidos y al efectuar esta reseña, no tenemos noticia alguna de sus actividades. "LOS DÁVALOS", Víctor y José, son parte de la rica historia del cancionero criollo y lo han engrandecido con el arte de sus voces y canto. ¡Son eternos! Gracias".

Fuente: Publicado por José Carlos Serván Meza.



Fragmentos de la entrevista a los Davalos: Fuente del dvd del libro el Pendon Musical de Arequipa , del doctor Carpio Muñoz

Parte 1 Parte 2 Parte 3 Parte 4


Cristal Herido


Vals de la autoría de don Fermín Torres .

Uno de los valses mas hermosos interpretados por los Hermanos Dávalos, no transportan a una Arequipa totalmente distinta a la que conocemos , la imagen del puente viejo inmortalizada en el lente fotográfico de los Hermanos Vargas nos muestra un concepto distinto al actual , las postales y acuarelas de Palao nos llenan de nostalgia y añoramos en algunos ser aquel niño que con su tacho e' chicha lleva consigo el recado de su padres de traer al hogar un picante de alguna picanteria.

Esperando tu Regreso





El canto sublime a la persona amada reflejado en las voces de los ídolos del pueblo, nos llegan al fondo del corazón en su magistral forma de interpretar el vals Arequipeño.