.

La Pelea de los Féretros





Cayma es uno de los pueblos, tradicionales más sugestivos de la campiña arequipeña, y de el se tejen leyendas que se confunden en el tiempo, una de ellas, es la que a continuación les narramos.
La leyenda de la pelea d e los féretros es propia de Cayma y se explica por la contiguedad con Yanahuara y el esclusivismo de cada distrito, dotado de cementerio propio.

Antiguo Cementerio de Cayma, cuando se encontraba rodeado de campiña



"Sepelio" oleo de Manuel Rodríguez Velasquez  (MAROVE)


En el lugar hay una tradición sobre su origen. Se dice que existia en Cayma un individuo casado; pero que tenia una manceba en Yanahuara. Murió este y llevaron si cadáver a enterraren el camposanto caymeño. Noticiada la mujer legítima se constituyo con el cura en la cuesta para impedirlo , y alli llegando que fué el cadáver , hubo la de Dios es Cristo entre los del cortejo fúnebre y los acompñantes de la esposa irritada. cuando se apaciguo la tremolina, encontraron con asombro que féretro y cadáver habían desaparecido , porque "el diablo s e los habia cargado " , al decir de los buenos labriegos . Sin duda los más prudentes s e los llevaron, desviando caminos , quizas a enterrar al muerto en el cementerio d e Cayma , mientras los demás se pleaban. Desde entonces es lo que ambos féretros arman gresca en ciertas noches hórridas.


Cayma

Yanahuara




El Dr. Ballón Landa, con el pseudonimo de "El ultimo Brumel" y el doctor Cabrera en sus "tradiciones y antiguallas de Arequipa" con el título "Combates nocturnos" , han descrito la pelea macabra de los féretros ; pero el segundo equivocadamente hace que se libre entre los de Paucarpata y Miraflores ,distritos separados por gran distancia y entre los que no hay la costumbre de llevar los cadáveres del uno a enterrarse en el cementerio del otro . En tanto, de Yanahuara , como de la misma ciudad se llevan a Cayma , por la devoción popular a la virgen de la candelaria.




Al rededor de "la Caridad" antiguo habitaculo de "San Gil " del cual escribimos hace tiempo, se tejen leyendas y tradiciones que a veces son comunes a varios distritos. En Cayma , he oido la siguiente: Se velaba un cadáver en la "La caridad" mientras en el domicilio del difunto los deudos y amigos hacían las libaciones licorísticas de costumbre. De repente se observó que el individuo encargado de ir a despabilar las velas, ya tiempo que no regresaba.fuéronse allá todos y los encontraron exánime a la entrada del habitáculo. vuelto en sí , refirió que al entrar vio que San Miguel, teniendo por testigo a San Gil y sujetando al muerto por los cabellos , lo azotaba terriblemente , mientras el pobre difunto , con las manos juntas y el rostro compungido imploraba clemencia . Asi estaría su merced, comento graciosamente una señora de la ciudad que oía la narración , aludiendo al estado alcoholico en qu edebió encontrarse el despabilador. Desde cuando se prohibió que los cadaveres se introdujesen en los templos , "La caridad" cesó de llenar su objeto y la convirtió en su morada un viejo sacristan , que dormía en el habitáculo, sin ningun repulgo. posteriormente , sirvió del abergue nocturno a mendigos como "El hombre d efierro" d equien nadie supo el nombre ni la procedencia , y el Loco Maurtua , ex estudiante universitario de muy buena fisionomia , venido de Ica.

Fuente: San gil de Cayma (Francisco Mostajo1956)





Los Mártires de la higuera



Pasando  el pueblo de Cayma , al borde del camino que conduce a la Tomilla, existe una cruz de sillar en memoria de un incidente ocurrido durante la ocupación chilena de Arequipa (1883-1884) aunque un  inscripción  en el pequeño monumento equivoca la fecha del incidente  (dice que ocurrió) en 1882, hasta la fecha la tradición oral ha guardado pormenores del hecho .


En “la higuera” o “El cercado” que queda entre Cayma y La tomilla existe una cruz , que no s cuenta la muerte de Pío y Ángel Talavera , hermanos; Mariano Huaqui , ganaderos, y del peón Mariano Huaman , apodado el “Indio cocañuta” sacrificados en 1883 por 6 soldados chilenos, cuando estos ocuparan la ciudad blanca en la infausta guerra del pacifico.

Era por entonces presidente don Miguel iglesias, cuanta la tradición que en un piquete de 6 soldados chilenos , al mando de un sargento , que días antes cuidaban de la caballería de su regimiento o batallón, sorprendieron a unos ganaderos que viajaban  a la sierra en pos de ganado vacuno, porque Arequipa requería de carne. Llevaban en sus bolsillos la suma de 7000 pesos moneda peruana, para el efecto del negocio que s e proponían, cuando fueron capturados, pretextando que sus jefes los necesitaban para algunos esclarecimientos. La retención fue hecha en las pampas de la acequia alta  y pudieron algunos s vecinos darse cuenta de la captura.

Llegados al lugar de “la Higuera” , sitio por entonces desértico y que bien lo conocían, por el hecho del pastoreo de la caballería , exigieron de su s rehenes la entrega de todo el dinero que llevaban . Como recibieran los chilenos la más rotunda  negativa, se trabo una lucha sangrienta y desigual, al verse los chilenos dominados por los ganaderos especialmente por Huaman “el cocañuta” que donde asestaba el puño levantaba protuberancias o hacia crujir los huesos, echaron  a las armas, masacrando a los 4 peruanos.
Al día siguiente cuando los vecinos de “la tomilla“ descubrieran los cadáveres de los 4 peruanos, vieron que el valiente Huaman había sido prácticamente degollado y roto el cráneo .


Denunciado el hecho ante el jefe de las fuerzas chilenas de ocupación, aquellas no pudieron ocultar la verdad repudiable como cobarde. Se cuenta que una de las pruebas irrecusables fue un pedazo de correa descubierto en  un a mano del “indio cocañuta”  al ser revisados los soldados chilenos a uno de ellos le faltaba un pedazo de correa . Se cuenta que 5 de los inculpados fueron fusilados entre Tio y Sachaca , donde en aquellos momentos pastaba la caballería chilena. Habiendo sido dado de baja el sargento agresor
Las octogenarias Begazo , dos hermanas que conociéramos en 1935 , más o menos, contaron el fusilamiento de los chilenos en sus más mínimos detalles

Manuel  Gallegos Sanz

Fuente: "TEXAO" 1982




El escudo de Cayma republicana muestra el  legado histórico de la ciudad



La Espada
Representa la honomatopeya del General Trinidad Moran, sepultado en la Iglesia San Miguel  Arcangel y repatriado a Venezuela en el centenario de su muerte.
La Campana y el Arco:
Representa la fe Religiosa y devoción del pueblo a la Virgen de la Candelaria.
Hoja de la Higuera:
Homenaje a los mártires de la higuera, caymeños asesinados por chilenos durante la ocupación de ese país en nuestra ciudad.
La Mano empuñada y el Sol:
Representa el Sol brillante de Cayma, la pujanza y la fuerza de su Pueblo.