.

Un arequipeño en los Húsares de Junín

Batalla de Junín - Oleo de Martín Tovar y Tovar

En julio de 1821 el libertador José de San Martín creó sobre la base de un escuadrón del regimiento Cazadores a Caballo de los Andes, Unidad montada del ejército argentino que fue creada en 1817 y que se había distinguido en la campaña libertadora de Chile, el escuadrón Húsares de la Escolta del General, el cual contó inicialmente con sesenta y cuatro hombres al mando del capitán francés Pedro Benigno Raulet.

Dicho escuadrón fue uno de los primeros en ingresar a Lima el 6 de julio de 1821 y el que acompañó a la comitiva oficial el día de la Declaración de Independencia del Perú. Luego fue incorporado a las tropas que sitiaban el Real Felipe, hasta septiembre de ese año en que capitularon sus defensores.

El 18 de agosto de 1821 fue creada por Decreto Protectoral la Legión Peruana de la Guardia, unidad del Ejército del Perú, que estaría compuesta por:


  • Un batallón de infantería, formado por seis compañías (una de granaderos, una de cazadores y cuatro de fusileros).
  • Dos escuadrones de caballería ligera y
  • Una compañía de artillería volante.


San Martín dispuso que el escuadrón del capitán Raulet sirviera de base para la creación de los dos escuadrones de Húsares de la Legión Peruana, que estarían al mando general del teniente coronel Guillermo Miller.

En 1822, estos escuadrones de húsares dieron origen al Regimiento de Caballería Húsares de la Legión Peruana de la Guardia con cuatro escuadrones de aproximadamente cien plazas cada uno. El cuarto escuadrón de esta unidad se organizó en Trujillo a órdenes del coronel Antonio Gutiérrez de la Fuente contando con un efectivo inicial de ciento ocho hombres.

Durante la Segunda Campaña de Intermedios los tres primeros escuadrones del regimiento fueron comandados por el coronel Federico de Brandsen. Sobre la base del cuarto escuadrón que había quedado en el norte del Perú en 1823 se creó el Regimiento Coraceros del Perú, el cual tras refundirse con los restos de los húsares de la guardia en 1824 pasó a denominarse Húsares del Perú. Al mando del coronel Antonio Placencia tomó parte en la Batalla de Junín, el 6 de agoto de 1824 se llamó "Húsares del Perú" es cambiado por el de "Húsares de Junín", para finalmente combatir en la decisiva Batalla de Ayacucho, obteniendo los Húsares de Junín luego de finalizada la batalla el título de Libertador del Perú, en esta ocasión al mando del comandante argentino Manuel Isidoro Suárez

Uniforme del Regimiento de Caballería "Húsares del Perú", durante las campañas de Junín y Ayacucho (1824), que posteriormente se le llamaría "Husares de Junín)


Don Agustín Galdos y Barrera fue natural y vecino de Arequipa, hijo legítimo de don Genaro Galdos  y de doña María Barrera de Galdos. Fue hombre bastante libre que emigró de su ciudad materna y se estableció en Trujillo, donde contrajo matrimonio  con doña María Josefa Ximénez, natural y vecina de dicha ciudad, enla que no tuvo hijos durante los 14 años de vida conyugal, hast ael fallecimiento de ella. Antes de su matrimonio tuvo un hijo natural, habido  en mujer soltera, doña Josefa Caicedo, también trujillana, el cual fue bautizado con el nombre de Félix Galdos Caicedo. Parece haber sido intensa la vida romántica de don Agustín que, en su testamento, además de reconocer a su hijo José Félix, dispone los medios necesarios para que viaje a Ica doña Dolores Manrique para que se incorpore al hogar paterno, de dond el atrajo a Arequipa, contra l avoluntad d esus padres ( ARAR, Prot. Nro 823, de José Nazario de Rivera, testamento de 18 de octubre  de 1825, FS 321 y 322).

Durante cinco años sirvió don Agustín Galdos y Barrera  en las fuerzas patriotas como oficial . Dejemos que él lo relate:

" He sido teniente en el Ejército de la Patria  y he estado en el Regimiento (de Húsares) de Junín cinco años, de  cuyos servicios se me tiene de mis ajustes tres años" (ARAR, Ibidem, Fs 322).

Años después de las batallas de Junín y Ayacucho en las que se había batido contra los españoles como teniente de caballería, se adeudaba a sus herederos la remuneración de esos tres años . En el curso de esa épica jornada habia usado en las guarniciones de caballería arreos de plata, así como candelabro  y cubiertos de ese metal. Al fallecer en octubre de 1825 en su ciudad natal quedan, su testamento, además de adjudicarle como recuerdo su sable  usado en Junín y ayacucho, a tiempo que declara a su hermana Ursula Galdos y Barrera, como tutora  y curadora, además de albacea  junto con don Juan Sauri, vecino de Lima, para que "Representando su persona se presente en el Tribunal que corresponda, solicitando la gratificación de sueldo a los oficiales que estuvieron en las batallas de Junín y Ayacucho, cuya gratificación se da del millón (de pesos) señalado todo con arreglo de documentos que existen en el Ministerio de Guerra  y cartas y misivas, practicando en este asunto cuantas diligencias halle conveniente" ( ARAR, Prot. Nro 892, del escribano Calixto de Villanueva, fechado el 11 de junio de 1828, Fs. 379).

Doña Ursula procedía como albacea y heredera (de un quinto) de la gratificación que correspondía a don Agustín y la oficialidad combatiente en la sbatallas de la Independencia; que como miembro del Batallón de Caballería, por participar en Junín y Ayacucho,le beneficiaba.



ARAR: Archivo Regional de Arequipa.

Fuente: Historia de  Arequipa.  Galdos Rodríguez ,Guillermo ( 2000)