.

Los Cazadores del Misti en la batalla de Tacna



La batalla se desarrolló el 26 de mayo de 1880 Se enfrentaron los ejércitos aliados del Perú y Bolivia contra Chile. El Ejército de Chile, comandado por el General Manuel Baquedano derrota a su contraparte aliada dirigida por el General boliviano Narciso Campero, luego de casi una horas de combate. Después de la batalla, Bolivia se retira militarmente de la guerra, la cual continuaría entre las fuerzas de Chile y Perú. El lugar de la batalla fue la meseta del cerro Intiorko que en quechua significa Alto del Sol. Jorge Basadre explica que antes de la batalla ya se conocía a la ubicación del campamento aliado con el nombre de Alto de la Alianza, debido al Tratado de Alianza Defensiva Perú–Bolivia. También se le conoce como Campo de la Alianza. Después de haber ocupado el Departamento de Tarapacá, en noviembre de1879, desembarca en Ilo y Pacocha una fuerza chilena comandada por Erasmo Escala Arriagada. Ya en marzo envía el general Baquedano al Coronel Mauricio Muñoz hacia una expedición a Moquegua, al mando de 4.000 hombres, con el ánimo de destruir las fuerzas enemigas en la zona y aislar a los ejércitos aliados. Los sucesos allí ocurridos, serán descritos como la expedición a Moquegua. El primer choque se llevó a cabo en la cuesta de Los Angeles, la batalla de Los Ángeles ocurrió el 22 de marzo de 1880. La victoria chilena se logra luego que el regimiento Atacama escala la ladera de Guaneros sin ser advertido, que se consideraba un flanco seguro por los defensores, realizando la ofensiva desde atrás de las líneas peruanas.

Fuerzas en conflicto durante la Batalla de Tacna
División (coronel Dávila)
Batallones Lima N°11 y Granaderos del Cuzco N°19
División (coronel Pinto)
Batallones Alianza 1° oColorados, Loa 3° y Aroma 4°
División (coronelAmengual)
Regimiento Esmeralda; Batallones Valparaíso, Chillán y Navales
II División (coronel Cáceres)
Batallones Zepita N°1 y Cazadores del Misti N°15(Coronel Sebastian Luna)
II División (coronel Zapata)
Batallones Sucre 2°, Viedma 5° y Padilla 6°
II División (coronelBarceló)
Regimientos 2° de Línea, Santiago y Batallón Atacama N°1
III División (coronel Súarez)
Batallones Pisagua N°9 y Arica N°27
III División (general Acosta)
Batallones Tarija 7°, Chorolque 8° y Grau 9°
III División (coronelAmunátegui)
Regimiento Artillería de Marina. BatallonesCoquimbo N°3 y Chacabuco
IV División (coronel Mendoza)
Batallones Victoria N°7 y Huáscar N°13
IV División (coronelBarbosa)
Regimiento Lautaro, Batallones Cazadores del Desierto y Zapadores.
V División (coronel Herrera )
Batallones Ayacucho N°3 y Arequipa N°17
Reserva (coronelMuñoz)
Regimientos Buin 1°, 3° y 4° de Línea, Batallón Bulnes
VI División (coronel Canevaro)
Batallones Cazadores del Rímac N°5 y Provisional de Lima N°21
División Peruana de Nacionales (coronel Del Solar)
Columnas gendarmes, policías y lanceros de Tacna, gendarmes de Tarapacá y ciudadanos armaados
Caballería (coronel Méndez)
Escuadrones Húsares de Junín N°1, Guías N°3 y Flanqueadores de Tacna N°5
Caballería
Escuadrones Coraceros, Escolta, Libres del sur, Murillo y Vanguardia de Cochabamba
Caballería (coronel Vergara)
Regimientos Granaderos, Cazadores y Carabineros de Yungay
Artillería
(coronel Panizo) 2 cañones de 12 libras, 6 Blackely de 4 libras y 3 Ametralladoras (2 Gardner y 1 Gatling)
Artillería
(coronel Flores) 8 cañones y 4 ametralladoras
Artillería
(teniente coronel Novoa) 37 cañones y 4 ametralladoras.

La infantería chilena usaba el fusil Comblain y Gras repotenciado a bala Comblain, de tal manera que utilizaban el mismo cartucho. Los soldados estaban equipados con 130 cartuchos, menos el regimiento Esmeralda, que para la batalla recibió 100 cartuchos. Los jinetes chilenos usaban las carabinas Winchester y Remington, además de sables. Tenían buenos caballos de gran alzada. La artillería chilena tenía 31 cañones Krupp, 6 cañones franceses de bronce de montaña, 2 ametralladoras Gatling y 2 ametralladoras Nordenfeldt. 

La infantería aliada tenía el gran problema de que usaba fusiles de distintos sistemas, lo que complicaba el amunicionamiento, que además habían pocos cartuchos; los soldados no tenían más de 100. Los batallones mejores armados eran el Zepita N°1 y el Pisagua N°9, que usaban fusiles Comblain, y el Batallón Lima N°11 y Granaderos del Cuzco N°19 que usaban el Peabody Martini. El resto usaban fusiles Remington, Chassepot, Chassepot reformado a cartucho metálico y Peruano. La infantería boliviana usaba fusiles Remington y Martini Henry. 

La caballería aliada usaba sables o lanzas y tenía caballos de poca alzada; el regimiento Murillo no estaba montado. Los jinetes y artilleros peruanos tenían carabinas Remington, Winchester, Evans y Peruano. Los jinetes y artilleros bolivianos tenían carabinas Remington. La artillería peruana usaba cañones 8 Blakely, 2 ametralladoras Gardner y una ametralladora Gatling, mientras la boliviana tenía 2 cañones Blakely, 6 cañones Krupp de montaña de 60 mm y 4 ametralladoras Gatling. Las fuerzas chilenas, según Estado Diario del Estado Mayor en el día 24 de mayo, estaba compuesto por 80 jefes, 663 oficiales y 13.404 hombres de tropa, una fuerza total de 14.147 hombres, pero los que combatieron fueron poco más de 10 mil, pues casi no paticipó la División de Reserva, algo que también reconoció el peruano Pedro Alejandrino del Solar en carta privada a Piérola. En las Relaciones Nominales del Ejército de Chile, sale que el efectivo es 11.779 hombres. Según los historiadores chilenos Encina y Castedo calculan en 13.000 soldados al ejército chileno, de los que 9.645 participaron en la batalla; también argumentan que Campero fue mal informado de que las tropas chilenas llegaban a 22.000 hombres. Las fuerzas aliadas varían de acuerdo a los testimonios. Según Campero, eran 9 mil hombres incluso los enfermos.

 El coronel boliviano Miguel Aguirre en un folleto dijo que los combatientes aliados eran unos 5.100 peruanos y 4.200 bolivianos. El contraalmirante Montero dice que eran 8 mil hombres. Pedro Alejandrino Del Solar, en una carta privada al Presidente Piérola, dice que según el parte del día anterior, eran 5 mil peruanos y no más de 4 mil bolivianos.14 El corresponsal del diario El Nacional de Lima dice que eran 9.030 soldados y descontando a los enfermos no eran más de 8.500 efectivos. El historiador Jorge Basadre basado en el archivo de Piérola explica que en Tacna combatieron 4.705 peruanos y 4.225 bolivianos, en total 8.930 aliados con 8 piezas de artillería. Historiadores chilenos cifran por su parte al ejército aliado en 12.500 hombres, de los que 5.150 eran bolivianos

 Intento de sorpresa en Quebrada Honda

 Todo el ejército chileno llega a Quebrada Honda a las 6 pm del 25 de mayo. Una avanzada de arrieros con 60 mulas y barriles de agua es capturada por jinetes peruanos del Húsares de Junín que estaban en vigilancia. En los interrogatorios, los arrieros revelan que el ejército chileno estaba compuesto por 22 mil hombres, lo que hace cambiar de planes al general Campero. Se decidió que todo el ejército aliado atacara al ejército chileno de madrugada en Quebrada Honda, aprovechando la oscuridad. A la medianoche del 26 de mayo se emprendió la marcha del ejército aliado a Quebrada Honda. En medio de la noche perdieron el rumbo debido a la neblina y la expedición no tuvo éxito, por lo cual se tuvieron que volver a sus líneas, arribando a las 5 am a la posición original. Pero resultó que 3 divisiones peruanas y una boliviana se extraviaron sin saber su ubicación. 

El coronel Belisario Suárez tomó el mando y ordenó que se esperase al amanecer para emprender la marcha, pero fueron vistos por las avanzadas del batallón Atacama que les hizo disparos mientras se retiraban, llegando estas fuerzas aliadas al Alto de la Alianza a las 7 am. Las fuerzas aliadas no durmieron por la frustrada expedición. 

Disposición para la batalla 

 El ejército aliado desplegó sus posiciones en la meseta del alto de la alianza, en una línea de defensa de 2.500 m con 4 reductos.

 La disposición de los efectivos, de izquierda a derecha, era la siguiente:

 • Ala derecha, al oeste, al mando del contraalmirante peruano Lizardo Montero, con los batallones peruanos Granaderos del Cusco yLima, el escuadrón boliviano Murillo y la artillería boliviana Krupp cerrando la línea en un reducto. En la reserva estaban los batallones peruanos Provisional de Lima y Cazadores del Rímac, la División Del Solar, la caballería peruana y los batallones bolivianos Alianza o Colorados y Aroma. 

• Centro, al mando del coronel boliviano Miguel Castro Pinto, un reducto con 2 ametralladoras y un cañón boliviano, los batallones bolivianos Padilla, Chorolque, Grau y Loa y un reducto con 2 ametralladoras y un cañón boliviano. En la reserva estaban los batallones peruanos Ayacucho y Arequipa.

 • Ala izquierda, al oeste, al mando del coronel boliviano Eleodoro Camacho. La Artillería de Panizo se distribuyeron en 3 brigadas de artillería y a falta de datos es muy probable que la composición del armamento haya sido de la siguiente manera: La 1ra Batería 3 Blackely de 4 libras y 1 ametralladora, comandada por el Sargento Mayor Manuel Carrera. La 2da. Batería o sección de dos cañones de 12 libras y 1 ametralladora, comandada por el Capitán Ricardo Ugarte y la 3ra. Batería por otros 3 blackely de 4 libras y 1a ametralladora, comandada por el Sargento Mayor José Manuel Ordóñez. 

Acompañaban el Ala izquierda los batallones peruanos Zepita, Cazadores del Misti, Arica y Pisagua. En la reserva estaban los batallones bolivianos Viedma, Tarija y Sucre, los batallones peruanos Huáscar y Victoria, los escuadrones de caballería bolivianos Coraceros, Escolta, Libres del sur, y Vanguardia de Cochabamba. Para atacar las posiciones aliadas el general Baquedano dividió sus hombres en cinco divisiones, tres al frente (dirigidas respectivamente por Amengual, Barceló y Barbosa). 

Uniforme de los cazadores del Misti


Se había acordado que la división comandada por Amunátegui se estableciera a más, menos 3.000 metros de la retaguardia y la reserva (dirigida por Muñoz) a 3.500 m atrás. La Artillería cubriría el avance de las tropas y la caballería estaría atenta a cualquier necesidad en la que pudiera hacer falta. La artillería estaba distribuida de oeste a este de la siguiente manera: • Batería Flores, 4 Krupp de campaña modelo 1879 de 75 mm y 2 ametralladoras Gatling.

 • Batería Villareal, 6 Krupp de campaña de 78,5 mm.
 • Batería Errázuriz, 5 Krupp de montaña de 60 mm.
 • Batería Sanfuentes, 6 cañones de bronce franceses de montaña de 86,5 mm.
 • Batería Jarpa, 6 Krupp de campaña. 
• Batería Gómez, 4 Krupp de campaña y 2 ametralladoras Nordenfeldt.
 • Batería Fontecilla, 6 Krupp de montaña

 Las 2 primeras baterías estaban al mando del mayor Salvo, las 2 siguientes al mando del mayor Fuentes, las 2 siguientes al mando del mayor Frías y la última, acompañaba a la IV División. 

 Inicio de la batalla

 A las 7:30 de la mañana se divisan ambos bandos y empiezan a desarrollar sus líneas. Las tropas chilenas iniciaron sus actividades hacia las 8 de la mañana, ya a las 9 am se inició el bombardeo de la artillería chilena, lo cual no tuvo el efecto esperado por las condiciones del terreno, pero ocasionó mucho humo que impedía la visibilidad. La artillería aliada respondió el ataque durante una hora con la 2da. Batería al mando de Eduardo Águila y la sección de a 12 al mando de Ricardo Ugarte. A las 10 am se empieza a movilizar las fuerzas chilenas. Panizo ordenó aumentar las distancias entre las Baterías para que entrara en acción la 1ra. Batería y romper los fuegos, lo que se hizo hasta las 11am.

 La División chilena del coronel Amengual marchó sobre el final de la extrema izquierda de línea del ejército aliado, por donde no había defensa. El coronel Amengual dispuso sus fuerzas de la siguiente manera: el Valparaíso en formación de guerrilla, en primera línea el Navales y el primer batallón del Esmeralda (cada regimiento se dividía en dos batallones) y en segunda línea el segundo del Esmeralda, el Chillán y una compañía de pontoneros.

El coronel Eledoro Camacho notó que el ataque principal era para desbordar la izquierda, por lo que envía a esa posición sus reservas: los batallones bolivianos Viedma, Tarija y Sucre y tras estos, los batallones peruanos Huáscar y Victoria, todos formando el llamado "martillo". Camacho también ordenó que toda la artillería del coronel Arnaldo Panizo se colocara en una altura a retaguardia de las fuerzas bolivianas. Al mismo tiempo, Camacho solicitó refuerzos a Campero, que ordenó que los batallones bolivianos Alianza o Colorados y Aroma pasaran de la reserva derecha a la izquierda, al mismo tiempo que los batallones peruanos Ayacucho y Arequipase pusieron a la izquierda del Zepita. 

El contacto fue alrededor de las 11 am, y en ese momento los batallones bolivanos retrocedieron en la izquierda y fueron seguidos por el batallón peruano Victoria, el más numeroso del ejército aliado. El anciano coronel peruano Jacinto Mendoza, jefe de la IV División peruana, fue muerto por una bala enemiga mientras reorganizaba sus fuerzas El batallón peruano Huáscar reforzó la línea que ocupaban los batallones bolivianos, repeliendo el ataque chileno.

 La caballería peruana se movilizó a la izquierda. El centro aliado es atacado por la División del coronel Francisco Barceló, cuyas fuerzas estaban en una línea: el regimiento 2° de Líneaa la izquierda, el regimiento Santiago al centro y el batallón Atacama a la derecha, precedidas por sus compañías de guerrilla (es la última compañía de cada batallón) y cuando el resto de la tropa estaba a 300 m de la línea de guerrilla, ordenó hacer alto. Se detiene el Atacama y el Santiago, mientras el 2° de Línea continuó su avance en dirección a la línea aliada. 

 Desarrollo de la batalla 

Cuando los batallones bolivanos Colorados y Aroma llegaron al ala izquierda, Campero ordenó que hicieran fuego sobre las fuerzas aliadas que huían, a fin de hacerles dar media vuelta.Pronto se ubicaron en la línea de batalla y resistieron a las fuerzas chilenas de Amengual. En el centro, el coronel Castro Pinto recibió el refuerzo de 2 Krupp bolivianos que fueron colocados sobre la izquierda de su línea y de los batallones peruanos Provisional de Lima y Cazadores del Rímac que eran la reserva del ala derecha. Las divisiones chilenas llegaron a unos 80 metros de las trincheras aliadas ya sin municiones.

 Las tropas de Amengual y de Barceló se mezclaron y comenzaron a retroceder. Fue en ese momento, que el coronel Camacho ordena un contraataque de conjunto con las divisiones peruanas de Cáceres y Suárez y toda la infantería de Castro Pinto, que combatían a las fuerzas de Barceló. Los batallones bolivanos Colorados y Aroma se lanzaron sobre la izquierda. El Colorados llegó a tomar 2 Krupp de calibre mayor, 3 de menor, una ametralladora, varios rifles, 3 banderolas y muchos prisioneros. El batallón boliviano Padilla tomó muchos prisioneros y a medida que avanzaba, junto con el peruano Arica y los bolivianos Chorolque y Grau, tomaban armas de los caídos chilenos porque sus rifles se inutilizaban. El comandante del Esmeralda, el teniente coronel chileno Adolfo Holley, pidió que cargase la caballería chilena. El regimientoGranaderos a Caballo atacó sobre la izquierda, pero fue recibido por los batallones bolivianos en formación de "cuadros". 


La Carga de los Colorados


Las tropas del Esmeralda se rehizo en las ondulaciones del terreno, pero la confusión hizo que jinetes chilenos sablearan a su propia tropa. Panizo ordenó a la 1ra. y 2da Batería cargaran su material desfilando por la izquierda para ocupar una lomada ya que el lugar donde estaba le hacía imposible hacer fuego porque las tropas aliadas estaban confundidas con las chilenas. En el tránsito de la orden la 2da. Batería, que ya sufría el embate de nutrido fuego, perdió la mitad de su personal muriendo 6 mulas conductoras cuyas cargas quedaron en el campo.

 Una vez dominada la altura por la artillería fue imposible hacer fuego porque en esos instantes las tropas peruanas estaban confundidas con las del enemigo. La 1ra. Batería pasó similar situación matando a la mayoría de su personal y animales de carga. La sesión de a 12" no pudo ser movido del lugar por ser muy pesadas y lograron efectuar 6 disparos hasta ser acribillados todo el personal de tropa. Entonces el general Baquedano ordena que la III División, al mando del coronel José Domingo Amunátegui, refuerce a las divisiones chilenas en retroceso. 

Amunátegui ordena que el regimiento Artillería de Marina vaya sobre la izquierda y los batallones Chacabuco y Coquimbo sobre el centro. Detrás de estos marchaba la División de Reserva del coronel Francisco Muñoz-Bezanilla 

Fin de la batalla 

Los chilenos, reforzados por nuevas tropas y municiones, emprenden un nuevo ataque. La IV División del coronel Orozimbo Barbosa, emprende un ataque a la derecha aliada, con el batallón Zapadores a la izquierda, el regimiento Lautaro al centro y el batallón Cazadores del Desierto a la izquierda. Montero moviliza a la línea su única reserva que le quedaba, la División Del Solar. La División peruana de Dávila sale a enfrentarse a las fuerzas chilenas, pero la superioridad numérica y la falta de refuerzos lo hace retroceder. la batería chilena de Fontecilla se desplazó para atacar a los aliados, media batería atacaba a las fuerzas y la otra mitad, a la batería Krupp boliviana. la batería de Fontecilla llegó a estar a 400 m del reducto derecho aliado. 

El regimiento Lautaro peleó tendido a tierra y por eso tuvo pocas bajas En la izquierda, el avance chileno es arrollador. Los batallones bolivianos Colorados y Aroma retroceden ante la superioridad numérica y de potencia de fuego de los chilenos. El batallón peruano Huáscar resiste el ataque de la artillería e infantería chilena y muere su jefe, el coronel Belisario Barriga. El regimiento chileno Artillería de Marina llega a las trincheras aliadas y encuentra abandonados 2 cañones de campaña y junto con el Esmeralda y el Chillán, toman 2 cañones y 2 ametralladoras que arrastraban los peruanos. La artillería de Panizo hicieron grandes esfuerzos por recuperar el material de artillería y al no poder hacerlo con la 1ra., lograron rescatar 3 piezas de la 2da. Batería ( 2 cañones, una ametralladora y el parque correspondiente). Inmediatamente ordenó alrededor de las 3 pm se replegaran con el personal que quedaba de artillería hacia el Alto de Lima.

 El coronel Camacho estaba avanzando con las Divisiones peruanas de Cáceres y Suárez, pero pronto muere a su lado el teniente coronel peruano Julio MacLean, jefe del batallón Arica. En ese momento también murieron los coroneles peruanos Carlos Llosa y Sebastián Luna, jefes de los batallones Zepita y Cazadores del Misti respectivamente. El coronel Belisario Suárez, jefe de la III División peruana, es herido en una pierna. El coronel peruano Andrés Avelino Cáceres pierde dos de sus caballos y tuvo que usar el del fallecido coronel Llosa. El enemigo, fuertemente reforzado, volvía, en tanto, al ataque.

 La lucha era tremenda. El fuego que se nos dirigía de todas partes diezmaba mi división y la de Suárez, y hubo momentos en que estuvimos en un tris de ser completamente envueltos, pues el resto de la línea no había acompañado nuestro avances. 

Parte de guerra del 26 de mayo de 1880. Andrés Avelino Cáceres.









Busto del coronel Sebastián Luna Bustamante quien comando al batallón "Cazadores del Misti" ,obsequiado por el supremo gobierno para ser colocado en la plaza  Azangaro del distrito de Miraflores (Arequipa ) 1923 . Hoy desaparecido.


 Camacho cae herido y este incidente causa el desánimo de las tropas. Como antes había sido herido el general Acosta, que también estaba en el ala izquierda, Camacho es reemplazado por el coronel Ramón Gonzáles. A las dos y media de la tarde caían los últimos reductos aliados, cuyas unidades comenzaron la retirada. Lo soldados chilenos al ver la cantidad de compañeros muertos hundían sus fusiles hasta el guardamonte en los cuerpos de los soldados aliados aventándolos después por los aires.Varios batallones, como los Colorados de Bolivia y el Zepita del Perú defendieron sus posiciones antes que retroceder.

 En la retirada del Colorados muere el coronel Agustín López, edecán del general Campero. Se pronunció una dispersión general en la izquierda aliada y el general Campero toma un estandarte peruano y procura reunir a los dispersos, pero luego le encarga el estandarte y esa misión a su edecán, el coronel Exequiel de la Peña. La caballería aliada intenta reunir a los dispersos. También muere el general Juan José Pérez, Jefe del Estado Mayor del Ejército Aliado.

 El coronel Gregorio Albarracín con su escuadrón Flanqueadores de Tacna protege la retirada de los batallones bolivianos de la izquierda. En el centro, el batallón chileno Chacabuco apoya a los restos del 2° de línea y parte del Santiago. El Coquimbo apoya a parte delSantiago y al Atacama y toman 2 cañones y 2 ametralladoras bolivianas. 

Para ese momento, la izquierda aliada ya había sido arrollada y la infantería y artillería chilena forman un semi-círculo en la izquierda y centro aliados. En el centro les hicieron frente la VI División al mando del coronel César Canevaro y en esas circunstancias muere el coronel Víctor Fajardo, jefe del Cazadores del Rímac. En la derecha, el Zapadores ataca el reducto aliado que cierra la línea, que es atacado también por la retaguardia por el Atacama y parte del Santiago, tomando todos juntos el reducto con 4 cañones Krupp y una ametralladora. Campero se dirige a Palca con los restos del ejército aliado. Montero en segundo término lo sigue reuniendo a los dispersos. Cáceres reúne a los últimos dispersos alrededor de la bandera peruana y se dirige a Palca. El escuadrón Carabineros de Yungay N°1, al mando del teniente coronel Bulnes, inicia la persecución a los aliados y toma 180 prisioneros. Las tropas de la IV División, luego de tomar el campamento aliado en la derecha continúan hasta las lomas del valle junto con el regimiento 4° de línea de la División de Reserva.


1 comentario :

  1. Estamos en deuda con nuestros padres. Nunca olvidaremos ese sacrificio de nuestros antepasados. Tenemos la determinación en nuestro corazón que nunca más esa historia se repetirá. Nuestra admiración y respeto a los guerreros del Perú, en especial a mis coterraneos arequipeños, paradigmas de valor y coraje.
    Julio Mendoza

    ResponderEliminar

loading...
loading...