.
.

El Observatorio de Carmen Alto

                                          Colección fotográfica de la universidad de Harvard

    Las investigaciones astronómicas realizadas en el observatorio de Carmen Alto, son páginas densas de astronomía, en su tiempo jalonaron el progreso de esa Ciencia, desde la tierra caymeña se peinó, palmo a palmo, todo el cielo austral. Sus descubrimientos fueron portentosos, concitaron la atención mundial. Claro, contaba con el telescopio más grande del mundo, de esa época, el Bruce, de 21 pulgadas, él descorrió el velo de los mundos siderales. Carmen Alto fu»' una ventana por donde fluía el Universo. Si en la tierra existe pueblo privilegiado, ese es Carmen Alto Cuando los astrónomos de la Universidad de Harvard (EE.UU) buscaban un lugar estratégico para instalar en la América del Sur el observatorio astronómico, de los varios aspirantes, Arequipa fue la privilegiada.

Desde el año de 1864 la Universidad de Harvard ya tenía previsto instalar un observatorio en el hemisferio austral, la necesidad oí sentida por los astrónomos. El hemisferio norte estaba poblado con una serie de observatorios, cumplían funciones de alta calidad, lo que n sucedía en el hemisferio austral. Los cinco observatorios que existían no desarrollaban labores eficientes, debido a las limitaciones en el instrumental operativo. Ellos eran: Quito, Ecuador; Córdova Argentina; Cabo de Buena Esperanza, Sud África; Río de Janeiro Brasil; Melbourne, Australia. Para impulsar las investigaciones en el cielo austral se requería de la instalación de un observatorio que contara con la más avanzada tecnología.

El proyecto quedó paralizado por falta de fondos. El Dr. Henry Draper, fue un notable propulsor del arte fotográfico de la bóveda celeste. Se casó con Mary Anne Palmer, era hija de un hombre acaudalado. A la muerte de su esposo, creó el "Henry Draper Memorial", la fundación prestó valiosa colaboración a la Universidad de Harvard, en materia de astronomía. A esta fundación benefactora se »unió la "Fundación Boyden".

Uriah Boyden, nació en 1804, en Massachusetts, desarrolló intensa labor de tipo mecánico, en Boston «lirio un taller de ingeniería mecánica, la sorprendente tecnología le permitió acumular una apreciable fortuna, donó a la Universidad de Harvard 320 mil dólares para que se instalara un observatorio astronómico en la cumbre de una montaña que estuviera libre de toda contaminación atmosférica a la que estaban expuestos los de llanura. El donativo dio origen a la "Fundación Boyden". Con los aportes de la "Fundación Boyden" ya fue posible instalar un observatorio astronómico en el hemisferio sur. Para cristalizar el proyecto fue designado el profesor Solon Irving Bailey, orientó las Investigaciones para instalarlo en territorio peruano.

Vista de Carmen Alto desde el lugar donde se ubico el observatorio .Colección fotográfica de la universidad de Harvard


La Enciclopedia Universal Sopena nos alcanza algunas referencias del profesor Bailey. Anota:

"Bailey, Solon Irving, Astrónomo norteamericano, profesor en la Universidad de Harvard. Fundó un observatorio en Arequipa (1889) para estudiar el hemisferio austral y además la estación o lugar de observación científica más alta del mundo (cerca de 6,000 metros) en el Misti, pico volcánico del Perú”. 

Tomaron las primeras fotografías. A partir de setiembre se presentó cielo nublado, dificultaba las observaciones, el mal clima obligaron a buscar una nueva ubicación. El profesor Bailey tenía referencias de varios lugares de excelentes climas, decidió explorarlo personalmente. Visitó Arequipa, Vincocaya, Puno, La Paz, el desierto de Atacama, Valparaíso, Santiago de Chile. En la ciudad de Copiapó (Chile) se entrevistó con el señor Budge, gerente del ferrocarril, había vivido en Arequipa dos años, recomendó a esta ciudad, ponderó sus noches claras y estrelladas.


El desierto de Atacama era el que ofrecía mejores bondades, cielo limpio y despejado durante todo el año, pera carecía de agua y de alimentos, además, estaba alejado de centro» poblados. En Arequipa abundaba el agua y los alimentos. Decidio instalarse en esta ciudad. El informe fue elevado al profesor Edward Charles Pickering, era el director del observatorio de Cambridge. Este observatorio era el centro coordinador de todas las actividades» astronómicas de la Universidad de Harvard, dentro y fuera de los Estados Unidos. Apoyado en los argumentos del informe autorizó el traslado del observatorio de Chosica a la ciudad de Arequipa. En el mes de octubre de 1890 ya estaba instalado el observatorio en Carmen Alto. Se alquiló una casa del Sr. Ramos, en la azotea del edificio se instaló el Fotómetro Meridiano. El 29 de noviembre de 1890 entró en funcionamiento el fotómetro, fecha que se le puede considerar como el inicio de las labores astronómicas en Carmen Alto.


El observatorio era conocido como la "Estación Boyden", en recuerdo al benefactor Uriah Boyden. El 17 de enero de 1891 arribó Willian Pickering, hermano del director del observatorio de Cambridge. Vino acompañado de su esposa, su suegra, sus dos menores hijos y astrónomos asistentes, Andrew E. Douglas y George T. Vickers. Además, trajo valioso instrumental; el refractor Boyden, 13 pulgadas; un reflector, 20 pulgadas; una cámara fotográfica Voigtlander Doublet, pulgada y media de apertura. El nuevo astrónomo venía a reemplazar a Solon Bailey, pues estaba concluido su contrato de dos años. 

 La Enciclopedia Universal Sopeña nos brinda las siguientes referencias:

Guillermo Enrique Pickering, astrónomo norteamericano. Hermano de Eduardo Carlos. Fue miembro del Observatorio de Harvard y entre 1878 y 1901 dirigió cinco expediciones para la observación de eclipses solares. Escaló más de cien montañas y estableció una: estación meteorológica a 4,800 metros de altura...En 1899 descubrió el noveno satélite de Saturno...".



Jorge Polar, "Arequipa: Descripción y estudio social" (1891) Capítulo III




 Fue el segundo director del observatorio de Carmen Alto. Compró el terreno y ejecutó la fábrica del observatorio. El terreno, 8,980 varas cuadradas, lo adquirió de doña Manuela Vargas de Polar e hijos, por la suma de mil soles. Esa área se incrementó con nuevas adquisiciones, tíos años después, compró 1,995 varas cuadradas, costaron 217 soles; finalmente, adquirió de José Peña 98 varas cuadradas. El terreno es el que se conoce con el nombre de Observatorio de Carmen Alto, ubicado a 2,438 metros de altitud. El edificio se terminó de construir a fines de septiembre de 1891. La fábrica, es un estilo arquitectónico diferente al usado en el medio, encaja bellamente en el entorno paisajista.




Lugar donde se ubicaría el observatorio , visto desde Carmen AltoColección fotográfica de la universidad de Harvard



 En la cima de la colina señorea su perfil gallardo, parece un castillo de hadas» Además, por su mayor altura, nos ofrece un paisaje como hecho de ensueño. No debemos olvidar la participación valiosa brindada por Don. Juan López de Romaña, tanto en la compra del terreno, como en la determinación de la ubicación del observatorio en Carmen Alto. Su dinámica voluntad está ligada al observatorio de Carmen Alto. La construcción de la fábrica generó aprietos económicos.

 La estación de Carmen Alto debería sostenerse con las rentas que producía el fondo Boyden, once mil dólares al año. De otro lado, William Pickering descuidaba fotografiar la bóveda celeste, más le preocupaba las observaciones planetarias. En la oposición de Marte, 4 de agosto de 1892, reveló una serie de detalles del planeta rojo. El New York Herald de Nueva York les dio publicidad. 

Descubrió el noveno satélite de  Saturno, Febe. Fotografió más de dos mil placas de espectros estelares Finalmente, instaló una estación meteorológica en el volcán Chachani, a 5,029 metros de altura. Los desajustes administrativos generaron una atmósfera de intranquilidad. El más preocupado era el director del Observatorio de Cambridge, por lo que al término de los dos años de su contrato, William Pickering, contra su voluntad, fue obligado a retornar a los Estados Unidos.

El profesor Bailey, por segunda vez, retornó a Carmen Alto, reemplazó a William Pickering, el contrato era por cinco años, con un sueldo anual de 2,500 dólares. Los gastos del observatorio no deberían pasar de 7,500 dólares anuales. Las primeras acciones las orientó ii ordenar la administración del observatorio. Luego, instaló en la cima del Misti la estación meteorológica más alta del mundo.

El New York Herald, de la ciudad de Nueva York, difundió la noticia a nivel mundial. Los documentos de esa memorable jornada consigan referencias algo raras. Los astrónomos encontraron en el cráter del Misti piedras labradas con fino arte, llevadas, posiblemente, de otro» lugares. Lo que anotaron:


 "...los visitantes encontraron, a ras del suelo, cimientos rectangulares de varios metros de largo, restos de posibles construcciones, cuya existencia yd había sido señalada por Fray Álvaro Meléndez en 1677 y por don Juan López de Romana en 1878 autor de estas líneas (Alberto Parodi Isolabella) también tuvo la oportunidad de ver estos cimientos en sus dos primeras ascensiones. Las piedras son bloques bien tallados y colocados con notable precisión, pareciendo haber sido traídos de otro lugar, pues no son del tipo de rocas que existen en el cráter..." 


Los guías, aseguraban que eran vestigios de corrales... Se les preguntó, ¿quién había llevado animales hasta el cráter? Respondieron, ¡quién sabe!, tal vez el diablo.


Construcciones en el cráter del Mistí? ¿Eran santuarios de altura o que oran? El Misti, por su imponente figura y por su espantoso fuego volcánico, era muy temido por la mente indígena. En la cultura Anilina, era práctica ancestral tributar ofrendas a las montañas, incluyendo los sacrificios humanos; unas veces para aplacar la ira de Volcanes de fuego; otras, para prodigar el agua en los periodos de sequía.

Esas piedras labradas con fino arte, posiblemente, son vestigios de antiguos adoratorios prehispánicos. El profesor Bailey, fue el director de mayor trayectoria, cerca de diecisiete años. Era una mente privilegiada con destellos de sabio. Fue el autor de la instalación del observatorio en Carmen Alto. Bajo su hábil dirección alcanzó renombre mundial. Su primer contrato de prestación de servicios fue de dos años, en mayo de 1891 regresó a los Estados Unidos. Volvió a la dirección en los años de 1893 a 1898, de 1899 a 1905. En un cuarto periodo lo tenemos a fines de 1922.


Antigua postal que muestra al observatorio 


 En Reconocimiento a su proficua labor, la Universidad Nacional de San Agustín lo incorporó como Catedrático de Astronomía, además le Confirió el grado de "Doctor Honoris causa en la Facultad de Ciencias Físicas y Naturales. En el paraninfo de la Universidad dictó dos brillantes conferencias sobre los descubrimientos del observatorio de Carmen Alto, destiló densos conocimientos, le tributaron los más encendidos elogios. Siendo director, en los años de 1894 y 1895, la insurgente montonera guerreaba en contra del gobierno del general Andrés Avelino Cáceres.

 La presencia montonera hasta en Carmen Alto nombraba pánico. Los tiroteos entre los bandos rivales se cruzaban por las instalaciones del observatorio. La gravedad de los sucesos ponían en peligro la seguridad de las personas, del valioso instrumental del observatorio y de las demás instalaciones La gestión diplomática demandando protección no tuvo éxito. Para conjurar los peligros, se protegieron las puertas y ventanas con gruesos tablones de madera, además se reforzó el cerco perimétrico.

 Con el triunfo del caudillo, Don.Nicolás de Piérola, retornó la Calma, Estando en Arequipa fue invitado al observatorio, allí vivió momentos memorables. Agasajo apenas alcanzaron a veinte dólares El profesor Bailey, desde Carmen Alto, apartó valioso» conocimientos astronómicos, prestigiaron al Perú, particularidad que compromete la gratitud de nuestro pueblo. Cayma debe honrar la memoria, Los astrónomos. De Lisie Stewart y William Clymer en enero 1898 asumieron dirección del observatorio en calidad de encargados. Royal Frost desempeñó la dirección en 1906 y Frank Hincley en 1909 y 1910. En el periodo de este astrónomo pasó el cometa Halley por el cielo dé Arequipa. El 16 de mayo de 1910 anotó lo siguiente:

"Espectáculo nunca antes visto ofreció el cometa... se divisaba una cauda luminosa que naciendo del horizonte (al norte del Pichu Pichu) se extendía hacia arriba hasta llegar al cénit...".


Otro astrónomo de marcada trayectoria fue León Campbell, 1911 u 1915. Es probable que el observatorio de Carmen Alto brindara apoyo H. J. Bingham Powell en el descubrimiento de la ciudadela de Machu Picchu, pues en 1909 estuvo en Arequipa, brindó valioso apoyo técnico para la conducción del agua potable de Yumina. Además, después del descubrimiento de la ciudadela Inca realizó una expedición al nevado Coropuna, lo acompañó el astrónomo Frank Hincley. El Dr. John Parasquevopoulos fue el último director, arribó a luir» de diciembre de 1923. A partir de noviembre de 1926 se procedió 4 desmontar los telescopios, en febrero de 1927 eran remitidos a la nueva sede de Sud África. Se instaló el observatorio cerca de la ciudad de Bloemfontein.









Construcción del Observatorio y alrededores . Colección fotográfica de la universidad de Harvard


Los Telescopios del Observatorio 

1. El Bruce, Catherine W. Bruce, en 1890, donó 50 mil dólares al observatorio de Cambridge para que construyera el telescopio más potente de la época. Lo confeccionó la firma Clark & Sons, tenía un lente de 24 pulgadas de diámetro, para su época fue el más grande del Mundo. Llegó a Moliendo el 13 de febrero de 1896.

 Por ser el más potente y por su avanzada tecnología prestó valiosos servicios, facilitó el mapeo de todo el cielo austral. El profesor Pickering le decía a Catherine Bruce: "Seguramente está Ud. tan interesada como lo estoy yo, respecto a las nuevas noticias que llegan del Perú, pues acabo de recibir un buen lote de fotografías tomadas con el telescopio que nos ha obsequiado y que confirman las bondades del aparato... son estupendas". En otra ocasión la donante había dicho: "Si se sigue con este ritmo a las generaciones venideras les quedará poco por descubrir...".

2. El Boyden, 13 pulgadas.
3.- El Bache/ 8 pulgadas.
4.-Un reflector, 20 pulgadas.




Telescopio Bruce . Colección fotográfica de la universidad de Harvard


 Los Aportes Científicos del Observatorio de Carmen Alto

 Los variados y profundos descubrimientos realizados en el observatorio de Carmen Alto, contribuyeron a jalonar los Conocimientos de la Astronomía. Carmen Alto atrajo las miradas de (Astrónomos de renombre mundial. Miles de placas fotográficas atraparon el fluir del Cosmos.

                                                            Febe . Luna d e Saturno

De los múltiples aportes mencionamos algunos: se imprimieron millares de placas fotográficas de espectros estelares, los astrónomos n utilizaban para determinar la composición química y la estructura lie los diferentes tipos de estrellas; se descubrió el noveno satélite de Saturno, "Febe"; se dijo que se había descubierto el décimo satélite de Este planeta, "Themis", posteriores investigaciones no lo confirmaron se confeccionaron mapas estelares, se tomaron fotografías de varias nebulosas y de las Nubes de Magallanes; se descubrió una serie de estrellas "Novas", especialmente en las constelaciones de "Norma" "Carina", "Centauro" y "Sagitario"; se profundizaron las investigaciones en los enjambres estelares, preferentemente en "Messier 3" y "Messier 5"; el astrónomo De Lisie Stawart descubrió un nuevo asteroide, lo reveló en una placa tomada con el telescopio Brutfi el 14 de agosto de 1901, lo bautizó con el nombre de "Ocllo"; se tomaron miles de placas para determinar la magnitud de las estrellas; en la*; Nubes de Magallanes, las estrellas variables concitaron las investigaciones. Henrietta Swan Leavitt, del Observatorio de Cambrige, en las placas fotográficas enviadas desde Carmen Alto descubrió centenares de estrellas variables en la Gran Nube Je Magallanes.

En la Pequeña Nube de Magallanes estudió las llama* Cefeidas, estudios que orientaron la formulación de "Ley periodo luminosidad". Hasta una dama, Margaret Harwoord, dejó huellas en el observatorio de Carmen Alto.

 La presencia de Arequipeños en el Observatorio 

Don. Juan Eduardo Muñiz, desplegó destacada actividad en el mantenimiento del instrumental del Observatorio. Su pericia es  muy meritoria por tratarse de una labor desconocida en Arequipa, reparar telescopios no es cosa fácil. Además fabricó instrumentos de precisión, anemómetros, anemoscopios e instrumentos de uso meteorológico. Su brillante habilidad mecánica fue elogiada y congratulada por el director del observatorio de Harvard y por los astrónomos do la estación de Carmen Alto. A las felicitaciones, se sumó el Ministerio de Colonización y Agricultura de la República de Bolivia.

 Otro arequipeño que dejó huellas fue Luis Dunker Lavalle. Su vocación por la música fue la causa de su alejamiento. En el suplemento especial del diario "Noticias", 1986, Bien Venido Halley, escrito por el Sr. Nicolás Reinoso, aparece otro arequipeño en el observatorio de Carmen Alto, Nicolás Reinoso, padre.

 El Templo de la diosa Urania, como lo llamara el Dr. Francisco Mostajo, ha quedado abandonado y olvidado. Para colmo de los colmos, un voraz incendio ha destruido lo poco que quedaba. La construcción ha roto el perfil original. Ahora es cualquier cosa, perdida en el follaje de los árboles del entorno. El descuido, nos parece, en fruto del poco conocimiento que tenemos del aporte brillante que el observatorio de Carmen Alto brindó a la Astronomía, en su tiempo, fue el más prestigioso del mundo.

 Prestigió a Arequipa y al Perú. Por todo lo que significó, para Arequipa es parte de su historia. Urge su restauración. Debemos convertirlo en uno de los grandes atractivos turísticos. El paisaje de maravilla se suma al sano propósito. La fuente de información de las apretadas líneas, es la obra "Reseña Histórica de los Observatorios Astronómicos de Monte Harvard, Chosica" (1889-1890) y Carmen Alto, Arequipa (1890-1927) del Dr. Alberto Parodi Isolabella. 


Vista de Carmen Alto en la actualidad . 


El autor de la obra, en sentidas frases, nos confiesa las motivaciones que lo impulsaron por los caminos de la Astronomía. Lo escuchamos:

 "Siendo muy niño, escuché más de una vez a mi padre relatar sus impresiones »Obre las visitas que realizaba a la Estación Astronómica en una elevación del fago de Carmen Alto... Mi padre tenía acceso al Observatorio del Carmen Alto... se le permitía escudriñar brevemente el cielo... reunida la familia alrededor de la mesa, nos contaba con verdadero deleite sus impresiones tanto de la instalación de los instrumentos ópticos, cuanto de lo que había podido observar de las estrellas, los planetas y la luna. De todo esto me quedó un no muy vago recuerdo... eventos circunstanciales... me obligaron a transcurrir en África... en calidad de prisionero de guerra... La principal distracción era acudir a prestarnos libros (de la biblioteca). Es así como topé con uno de Astronomía: "Nei Cieli" (En los cielos)... En este libro muy didáctico, me Informé que del estudio de las placas fotográficas tomadas en Arequipa, entre el 16 y 18 de agosto de 1898 con el telescopio Bruce, el astrónomo William Pickering, del Harvard College, Cambridge, EE.UU., que trabajó en Carmen Alto un par de años, recién en 1904 había descubierto un nuevo satélite de Saturno Febe... (o  Phoebe)


Este segundo recuerdo del Observatorio de Carmen Alto que llevo también latente y recién ahora, en proximidad del centenario de la instalación de la Estación Astronómica de Arequipa, puedo exteriorizarlo en las líneas que siguen y que tratan de ilustrar los extraordinarios logros astronómicos y de otra índole obtenidos por este Observatorio, al punto que adquirió renombre internacional, pues, en un determinado periodo de existencia, se contó entre los primeros del mundo por poseer el más grande telescopio de la época y por las notables investigaciones que realizaba... ".


                                           Colección fotográfica de la universidad de Harvard


Valioso el aporte del Dr. Alberto Parodi Isolabella. Ha rescatado del olvido la historia y los aportes del observatorio de Carmen Alto.  En su época, jalonó el progreso de la Astronomía. Es más meritoria la obra por estar documentada en las mismas fuentes labradas en torno al observatorio. Su invaluable legado pondera a esta tierra como un excelente mirador del universo. Invocamos que la memoria, que el espíritu del Dr. Parodi esté cerca de las estrellas: en el "Nei Cieli" de sus recuerdos.





Fuente: Cayma Historia Tradición y cultura . Felix Gallegos Rosado, Colección  fotográfica de la Universidad de Harvard , Jorge Polar, "Arequipa: Descripción y estudio social" (1891) Capítulo III