.
.

El Puericultorio Juana Gamio

Conmovedora fotografía del momento en que la señora Zevallos de Ramírez, entrega a un niño pobre los dulces que el "Puericultorio Juana Gamio" obsequia, con ocasión de la Pascua de Navidad.

Auspiciado por el nombre venerable de la matrona cuyo númen glorifica el patronímico de la institución , la ciudad de Arequipa contó años atrás con una de las más hermosas entidades de beneficencia infantil : El puericultorio Juana Gamio instalado por la generosa iniciativa del canciller señor doctor don Pedro José Rada y Gamio, quien, en tan bella forma, honró la memoria de su señora madre. 

Retrato de Pedro José Rada y Gamio, (pintura: Alejandro Gonzáles 1922)

Nota: Pedro José Rada y Gamio, fue un político, diplomático y escritor peruano. Fue diputado por Arequipa; presidente de la Cámara de Diputados; ministro de Fomento y Obras Públicas; alcalde de Lima; ministro de Gobierno y Policía; ministro de Relaciones Exteriores y presidente del Consejo de Ministros. Fue también senador. Como canciller suscribió en Lima, con el embajador chileno Emiliano Figueroa Larraín, el Tratado de 1929, llamado también Tratado Rada y Gamio - Figueroa Larraín, que puso fin a la cuestión de Tacna y Arica, y fijó los límites definitivos de la frontera peruano-chilena.

************************************************************************

Distinguidas damas y competentes facultativos se encargaban del funcionamiento de este asilo eugenésico que funcionó en un amplio edificio en la calle de La Palma  Nro 211, hoy cuarta cuadra de la calle Pizarro y que daba paso a la actual calle Víctor Lira, y que contaba con todos los compartimientos necesarios. Por los años 1928 , el Señor Pedro José Rada y Gamio conformaba el gabinete del Presidente Leguia y para aquel entonces en una singular visita a la ciudad una comitiva llegó a las tierras del Misti así como a la ciudad imperial del Cusco, visitaron muchos lugares de la ciudad, y también sus instituciones , una de ellas el puericultorio, que es de donde hemos recogido está valiosa información, para aquel tiempo la institución la Presidia la señora Hiddegard Zarniko de Emmel, quien sucedió a la respetable y culta matrona señora María Isabel Romaña de Gamio. La vicepresidenta era la señora Celia Marcó del Pont de Zereceda y con mucha actividad desempeña la Secretaría la señora María Zevallos de Ramírez. Actúaba en la Tesorería la señora Magdalena P. de Zegarra Ballón y el cargo de la fiscalía lo desempeñaba la señora Cristina Pardo de Cané Ortiz. 



El "Puericultorio Juana Gamio” contaba con el "Consultorio Gratuito de Lactantes" donde se atiende alrededor de 40 niños enfermos diariamente. Este ramo es importantísimo. Los médicos que de él se encargaban, estaban rentados. Había un eficiente servicio de botica gratuito. Las señoras vocales atendían a los niños por turnos de diez días al mes. Anualmente se otorgaban premios a las madres que cuidan con mayor esmero de sus hijos, así como a las que se representan más aseadas y limpias. Esas recompensas consistían en libretas de Banco con modestas sumas. Otro de los ramos que reclamaba la atención del público y que se hallaba definitivamente establecido es el de "El Ropero Infantil". Se efectúan dos repartos por año. Cada uno de 2.000 piezas más o menos para los niños de ambos sexos, desde un mes hasta siete años. Esta ropita y ajuares era confeccionada durante el año por las socias del "Puericultorio Juana Gamio", cuyo número, inclusive socias honorarias, era de 123 entre señoras y señoritas. La distribución se hacía por secciones. Todos los niños que amparaba esa humanitaria sociedad se encontraban matriculados a fin de garantizar las condiciones de pobreza y honradez de sus padres. Para cuando llego la visita presidencial, Se ultiman los aprestos para establecer la "Cuna Maternal".


Los compartimientos destinados a este aspecto de la institución se hallaban listos y sólo faltaba únicamente, el mobiliario. El Director Técnico del "Puericultorio Juana Gamio" era el doctor Edmundo Escomel , hijo ilustre de Arequipa y el Director del Consultorio de Lactantes Enfermos era el doctor Alfredo Barreda Landázuri. la Secretaría de esta institución funcionaba todos los días de diez a doce de la mañana y en la tarde de cuatro a cinco. Se ocupaba, en estas horas, de la inscripción de los niños que deberán ser atendidos. Existía, para controlar esta matrícula, un libro en el que se anotaba el número da hijos que ha tenido la madre, las condiciones higiénicas de su vivienda, estado de la cama, la salud de los padres y estado actual de la salud del pequeño. Tienden dichas medidas a establecer un «paralelo entre la maternidad infantil anterior y la que se ha producido después de instalada la benéfica institución con que la filantropía del doctor Rada y Gamio, auspiciada por el Gobierno y secundada por distinguidas damas, fue sin lugar a dudas un espléndido regalo que la sociedad arequipeña de los años 20 dió a la infancia antes desamparada de Arequipa. Se llevaba también, un Libro de Actas y un Índice Alfabético consagrado a las visitadoras de barrios. Instalada confortablemente y con elegancia la Secretaría no dejaba nada que envidiar, un valioso escritorio, buenos muebles, un estante y ingresando al Salón de Sesiones se encontraba, al frente, la Imagen del Sagrado Corazón de Jesús y a los extremos los retratos del Jefe del Estado señor Augusto B. Leguía y del Ministro señor doctor Pedro José Rada y Gamio. 

Todos los años, Arequipa, era testigo de emocionantes ceremonias al verificarse el reparto de ropas, dulces, fruta y juguetes a los niños desvalidos que efectúaba el "Puericultorio Juana Gamio". Indudablemente que este acto de filantropía tuvo honda repercusión en el alma popular que bendice los nombres de quienes llevan, a los hogares desamparados, la luz del amor a la humanidad. La señora María Manuela Zevallos de Ramírez, dinámica Secretaria de la Institución, desarrollaba una múltiple e incansable labor, ofreciendo, frecuentemente, conferencias y colaborando en los diarios con estudios que contribuyen a despertar el interés colectivo por el mejoramiento de las condiciones en que debe desenvolverse la vida del niño. Traduciendo el sentir de Arequipa, rindió, últimamente, el "Puericultorio Juana Gamio", un merecido homenaje, a su fundador y firme sostén de la institución, el Presidente del Gabinete señor doctor don Pedro José Rada y Gamio, a quien se le envió un artístico y valioso álbum con cubierta de terciopelo azul, ostenta un monograma de oro en alto relieve con las iniciales del homenajeado y está suscrito por más de cincuenta damas. 




Una hermosa leyenda que, en letras de molde, figura sobre uno de los sitios más visibles de la Secretaría del Puericultorio, es el mejor lema de la institución y con él hemos creído oportuno cerrar estas breves líneas dedicadas a reflejar, pálidamente las virtudes de la caridad arequipeña. "La más grande de las fuerzas es la FE y la PERSEVERANCIA es la más grande de las virtudes, para conseguir la realización de un ideal. 

Terminado el oncenio por problemas políticos está prometedora y filantrópica institución se deshizo, pero en el poco tiempo que permaneció contribuyó a brindar cariño y afecto a la antigua población arequipeña de comienzos del siglo XX, cuando la gente pudiente de Arequipa se organizaba mejor y trabajaba junto al gobierno desinteresadamente y brindando un servició de calidad. 



Fuente:

Revista Mundial 1928
Diario el Deber  diciembre 1928

No hay comentarios :

Publicar un comentario